Decroly apuesta por el voluntariado, una competencia transversal para que los alumnos de Decroly indaguen en sus vidas y rutinas para poner en marcha la maquinaria de la solidaridad

Taller de Cáritas en Decroly

Con motivo de haber sido proclamado el 2011  “Año Europeo del Voluntariado”, Decroly ha invitado a Cáritas diocesana para impartir una charla de carácter informativo al profesorado.

Decroly se ha comprometido con Cáritas a iniciar una serie de talleres con el objetivo de concienciar y motivar a la comunidad educativa para  que cada uno, en la medida de lo posible, participe en actividades relacionadas con el voluntariado.

Cáritas es una entidad con personalidad jurídica propia, tanto eclesiástica como civil, creada en 1947 y, entre sus objetivos fundacionales destacan la ayuda a la promoción humana y al desarrollo integral de la dignidad de todas las personas que se encuentran en situación de precariedad.

Cáritas asume un triple compromiso en su acción social: informar, denunciar y sensibilizar a la opinión pública sobre las situaciones de pobreza y vulnerabilidad, sus causas, consecuencias y la posibilidad de participación en el cambio. El compromiso con estas situaciones es apoyado por el trabajo gratuito de más de 65000 personas voluntarias, que representan el 90% de los recursos humanos de la institución en toda España.

Se incidió en la enorme importancia que adquiere la figura del voluntario, sobre todo en los tiempos que corren. No se necesita ser un superhéroe, o estar dotado de cualidades extraordinarias para pertenecer al  voluntariado. Cualquier persona puede serlo si  es generosa, sensible a la situación de otros menos favorecidos que ella y se compromete a  dar, sin esperar nada a cambio.

Una vez que te decides y ayudas a quienes te necesitan, paradójicamente te sientes más satisfecho contigo mismo de lo que jamás habrías imaginado.  “La voluntad de ayuda te enriquece” es una máxima en la que todos los voluntarios coinciden.

La red nacional de Cáritas está constituida por unas 5000 Cáritas parroquiales, 68 Cáritas diocesanas y sus correspondientes Cáritas regionales y autonómicas. Todas ellas integradas en Cáritas Internacional con sede en Roma.

Las actividades desarrolladas por Cáritas son variadas. Cuenta con varios programas sociales dirigidos a la inserción social de mujeres y adolescentes, así como con Servicios de Atención Primaria destinados a un usuario cuyo perfil ha cambiado. Muchos solicitantes de ayuda  no proceden ahora de entornos de exclusión o marginación. Actualmente son familias con la estabilidad económica hundida por la crisis, cuyos miembros se ven obligados, por la acuciante necesidad,  a acudir a Cáritas – en muchos casos avergonzados de vivir tal situación-.

Así, se les dan empujones económicos para “pagar la luz”, afrontar algún alquiler pendiente, llenar la cesta de la compra… No siempre son ayudas materiales, sino de acompañamiento y escucha. A veces  un asesoramiento  para cumplimentar formularios o realizar cualquier otro trámite administrativo, una charla en un café, una visita a un anciano que se siente solo y aburrido…

Los programas dirigidos a la inserción social de la infancia y la adolescencia “más desfavorecida” se materializan en los proyectos del Centro Juvenil “El Trastolillo”,  el taller “Ándara”, las medidas judiciales en medio abiertas  y el programa de atención a la infancia y adolescencia  “La Anjana”.

Los programas de ayuda a mujeres en situación de exclusión social ven la luz con los proyectos:”La Anjana”,  “Estela Torre” y el ropero. A propósito de este último, cuya labor consiste en hacer acopio de ropa  usada para posteriormente distribuirla atendiendo a las necesidades que se demandan, se mencionó un dato muy significativo y revelador del desequilibrio social actual: el 15% de la ropa depositada en Cáritas  aparece con su etiqueta, es decir, está sin estrenar.

Igualmente se han impulsado programas para transeúntes y personas sin techo. El Taller Ocupacional de la Albericia, por ejemplo, tiene por objetivo la reinserción de varones en riesgo de exclusión social.

Otras líneas de actuación van orientadas a la Cooperación Internacional o a la defensa de los derechos de los inmigrantes a través de proyectos como el de “La Campa” y “Amigos”.

Decroly quiere hacerse eco de esta realidad y pretende primero informar a sus alumnos de lo que supone la labor del voluntariado en nuestros días y en segundo lugar alentarles  para que ellos mismos reflexionen y activen actuaciones solidarias.

Finalmente, el equipo directivo de Decroly se ha marcado un objetivo: contribuir todos y cada uno de sus profesionales y alumnos, al menos, en una actividad de voluntariado, durante 2011.

Ver ficha del Centro Concertado Decroly en el directorio de centros educativos de Cantabria