El concepto de sostenibilidad surge a raíz del documento titulado “Nuestro futuro común”, elaborado en 1987 y conocido como Informe Brundtland. En él, se define como sostenible "aquel desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades".

La Consejería de Educación, consciente de la necesidad de ofrecer respuestas desde el Sistema Educativo a los problemas planteados por la sociedad del siglo XXI, apuesta por una concepción de la educación en la que se integren los problemas ambientales, económicos, culturales y sociales en una consideración conjunta a partir de un enfoque global. En este sentido, es dónde la Educación para la Sostenibilidad se hace insoslayable.

Más Información