La implantación de estas aulas responde al modelo de escolarización adoptado por la Consejería, un modelo flexible, innovador, complementario y abierto a la colaboración interinstitucional, que posibilite la atención educativa a la vez que la prestación de un servicio social que colabore a la conciliación de la vida familiar y laboral. Además, evidencian una apuesta de la administración por la escuela pública y por su potencialidad para dar respuesta a las necesidades sociales. En el momento actual nadie puede dudar de la importancia decisiva que las experiencias de estos primeros años tienen en el desarrollo posterior.

Más información