El aprendizaje de idiomas tiene como objeto profundizar en las destrezas discursivas adquiridas anteriormente, enriquecer su repertorio, así como ampliar los ámbitos en los que tienen lugar, de manera que se consolide la autonomía del alumnado, perfilando con mayor precisión sus necesidades. Consecuentemente, la adquisición de la lengua extranjera supondrá, por una parte, la prolongación y consolidación de lo que ya conoce y, por otra, un desarrollo de capacidades más especializadas en función de los intereses académicos, tanto inmediatos como de futuro.

Por otra parte, el aprendizaje de lenguas extranjeras trasciende el marco de los aprendizajes lingüísticos. Su conocimiento contribuye a la formación del alumnado desde una perspectiva integral en tanto que favorece el respeto, el interés y la comunicación con hablantes de otras lenguas, desarrolla la conciencia intercultural, es un vehículo para la comprensión de temas y problemas globales y para la adquisición de diversas estrategias de aprendizaje. Además, la competencia comunicativa en otras lenguas resulta ser un factor determinante en el incremento de la “empleabilidad” y la productividad de los miembros de una sociedad globalizada que afronta en este momento histórico desafíos económicos y sociales de gran calado.

Algunos de los centros educativos que desarrollan un programa de educación bilingüe en educación secundaria optan por dar continuidad al mismo en bachillerato. La mayoría de los ellos optan por asignar a la lengua extranjera objeto del programa de dos horas más a la semana.

 

BACHILLERATO INTERNACIONAL

En Cantabria existen 2 institutos que ofertan el bachillerato internacional, el IES Santa Clara de Santander y el IES Marqués de Santillana de Torrelavega.

El alumnado estudia seis asignaturas y todas ellas incluyen, distintos procedimientos como prácticas de laboratorio, trabajos de investigación, exposiciones orales, etc.

El programa busca también trasmitir ideas relacionadas con el internacionalismo y el valor de la cultura universal, junto a valores como la solidaridad y el voluntariado social.

Tras la superación del bachillerato internacional, el alumnado obtiene el título del bachillerato español y puede presentarse a los exámenes tanto de la EBAU como del Diploma del Bachillerato Internacional, que permite el acceso a universidades de todo el mundo afiliadas a este programa sin necesidad de prueba de ingreso.