La nueva ola obliga a suspender las salidas con pernocta e impide los festivales de Navidad en interiores aunque se mantienen los recreos compartidos
 

La Consejería de Educación y Formación Profesional ha enviado hoy a los centros educativos una comunicación en la que, ante el aumento de la incidencia del virus, solicita que se traslade a toda la comunidad educativa la necesidad de reforzar la comprobación diaria del estado de salud del alumnado y ningún miembro de la comunidad educativa acuda a los centros acuda a los mismos ante la aparición de síntomas relacionados con el COVID-19.

Además, se pide el mantenimiento de las medidas establecidas en el protocolo, que se han demostrado eficaces en la prevención de los contagios, con idéntico rigor a como se ha venido haciendo en los últimos meses; especialmente un correcto uso de la mascarilla, la distancia interpersonal, la higiene de manos y la ventilación de espacios, que ha de ser cruzada en la medida de lo posible.

Por otra parte, ante el cambio de escenario de riesgo, la Consejería traslada a los centros las modificaciones del protocolo de organización acordadas con la Dirección de Salud Pública. En concreto, se suspenden temporalmente las salidas pedagógicas que impliquen pernocta, con la excepción de las movilidades europeas asociadas, entre otros, a los programas Erasmus y eTwinning. Este fue uno de los aspectos flexibilizados con la entrada en Cantabria en el escenario de riesgo controlado, que ahora se modifica por el empeoramiento de los indicadores.

Sin embargo, en coordinación con la Dirección General de Salud y ante la baja trasmisión del virus en espacios exteriores, se ha decidido mantener los recreos y las actividades en el exterior compartidas, siempre con un uso correcto de la mascarilla y con las limitaciones de agrupaciones establecidas en el protocolo.

En espacios interiores sigue vigente la organización de grupos estables de convivencia, que no han de interaccionar entre sí, por lo que no procede, se recuerda en el escrito, la organización de actividades que conlleven la concentración de distintos grupos en un mismo espacio ni la participación de las familias en dichas actividades. Esta medida supone, de facto, que este año no se puedan realizar festivales de Navidad o actividades análogas en espacios interiores con alumnos de distintos grupos estables de convivencia.

Aumento de las cuarentenas

La consejera de Educación y Formación Profesional, Marina Lombó, ha hecho un llamamiento a “un último esfuerzo” ante la “llegada inminente” de la vacunación a los menores que, ha confiado, “cambiará radicalmente el panorama”. “Sé que estamos todos ya muy cansados de esta situación, pero es imprescindible seguir las mismas medidas que el año pasado nos permitieron culminar el curso con éxito y hacerlo con idéntico rigor”, ha dicho Lombó, quien ha pedido especialmente a las familias “que no envíen a los alumnos a los centros si tienen cualquier síntoma relacionado con la COVID”, una precaución que ha extendido a todo el personal de los centros educativos.

“De nuevo, las aulas son un reflejo de la presencia del virus en la sociedad, pero debemos ser prudentes, porque los menores de doce años, todo el alumnado de Infantil y Primaria, son los únicos grupos que no están vacunados”, ha dicho. “Queda muy poco para que se inicie la vacunación de niños y niñas de cinco a doce años, es necesario reforzar las medidas hasta que ese momento llegue”, ha finalizado.