Lombó visita el Centro de Educación Especial Parayas y subraya la necesaria presencialidad, más evidente aún con alumnado vulnerable.

La consejera de educación destaca el esfuerzo

 

 

La consejera de Educación, Formación Profesional y Turismo, Marina Lombó, ha destacado hoy el esfuerzo que están desarrollando los equipos directivos y el personal docente y no docente de los centros educativos cántabros para adecuarlos a las medidas de prevención.

Así lo ha manifestado tras visitar hoy los centros de Educación Especial Parayas y el CEIP José Arce Bodega, coincidiendo con la jornada en la que llega a los más de trescientos centros educativos de Cantabria el grueso del material de prevención adquirido mediante compra generalizada por parte de la Consejería.

Lombó ha reconocido que todos “han realizado y están realizando” un trabajo excelente para trasladar las medidas contempladas en el protocolo de la vuelta a las aulas a la “realidad” de sus centros.

Con todo, ha reconocido, se detectarán positivos en las aulas, porque los centros son un ámbito que “reflejará” la situación epidémica del conjunto de la sociedad. Por ello, lo importante será conseguir una respuesta ágil y adecuada, que evite la transmisión en el entorno escolar y minimice el cierre de unas aulas.

Para Lombó, y siempre que las autoridades sanitarias no indiquen otra cosa, la presencialidad será un “objetivo”, porque los niños y adolescentes “necesitan volver a las aulas”. Una necesidad, ha proseguido, que es “más evidente aún” en el colectivo de alumnos más vulnerables.

Así, tras comprobar la “excelente” adecuación tanto de espacios como de organización realizado en el Centro de Parayas, ha subrayado que la presencialidad es “especialmente importante” entre el alumnado con necesidades especiales, que necesitan, más que ningún otro, volver “a sus rutinas”.

En relación al material, Lombó ha subrayado que, desde las primeras orientaciones publicadas en junio, los centros han ido adquiriendo su propio material de prevención, que se suma a la compra que, de forma centralizada, ha efectuado la Consejería por un importe superior a los 870.000 euros. En concreto, ya han recibido batas impermeables y las 210.000 mascarillas reutilizables, y entre hoy y mañana recibirán el resto de material: mascarillas (higiénicas, FFP2 y con ventana), gafas, guantes, pantallas faciales y termómetros.