Entre las propuestas que contemplan se incluyen el incremento de plazas o la conversión de aulas en espacios de tecnología aplicada.

Cantabria recibirá más de 3 millones de euros para modernizar la FP y conectarla a la empresa

 

 

La Consejería de Educación, Formación Profesional y Turismo del Gobierno de Cantabria considera un “hito” la aprobación hoy, en la Sectorial de Educación, del Plan para la Formación Profesional para el Crecimiento Económico y Social y la Empleabilidad. Este Plan Estratégico para la FP, dirigido a modernizar estas enseñanzas y acercarlas a las necesidades del mercado laboral, se desarrollará a través de planes territoriales y consignará para Cantabria un total de 3.153.837 millones de euros. 

El plan se vertebra en cinco ejes fundamentales: incremento de las plazas de FP; conversión de las aulas en espacios de tecnología aplicada; formación en digitalización aplicada en los sectores productivos; aulas de emprendimiento de FP y acreditación de competencias básicas y profesionales.
Para la consejera de Educación del Ejecutivo cántabro, Marina Lombó, con esta medida la FP “dará un paso de gigante en el próximo curso”, y permitirá a Cantabria tener una Formación Profesional “mejor, más conectada con la empresa”.
Este acuerdo se ha adoptado en el transcurso de una reunión telemática, presidida por la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, con todas las comunidades autónomas, que se ha centrado de forma monográfica en la Formación Profesional y en los planes diseñados por el Ministerio para impulsar la Formación Profesional, aprobados por unanimidad por todas las Comunidades Autónomas.
Este impulso a la Formación Profesional es una de las prioridades de la ministra desde que asumió la cartera de Educación que pasó a denominarse Educación y Formación Profesional.
En este ámbito, la ministra ha dado a conocer a los consejeros autonómicos el presupuesto total para actuaciones en Formación Profesional durante 2020, que supone 316,4 millones de euros. De este presupuesto se asignan a las CCAA, a través de un Programa de Cooperación Territorial Extraordinario, 265.572.000 euros. El resto se destinará a diversas actuaciones del Ministerio de Educación y Formación Profesional. Esta cantidad se distribuye entre las CCAA de acuerdo a diversos criterios relacionados con la población activa, la dispersión geográfica, el número de empresas o el perfil demográfico, entre otros.
La Consejería de Educación, Formación profesional y Turismo del Gobierno de Cantabria ha aplaudido las propuestas del Ministerio de Educación y Formación Profesional para adoptar este plan de actuaciones dirigido a encaminar la activación de la Formación Profesional que potenciará la “reconstrucción económica y social y la empleabilidad”.
La titular de Educación cántabra ha subrayado la necesidad de conseguir que la Formación Profesional “aporte un beneficio tan necesario para la sociedad en estos momentos tan difíciles, en los que sin duda toca poner en valor la cualificación profesional de nuestra población, la modernización de la sociedad y potenciar el emprendimiento y la creación de empleo”.

Incremento de las plazas de FP

Una de las líneas generales de este plan se centra en incrementar sustancialmente el número de plazas de formación profesional, incluyendo las titulaciones más demandadas tanto por la sociedad como por los sectores con mayor necesidad de empleabilidad, así como nuevas titulaciones que contribuyan a la modernización de la Formación Profesional en Cantabria. Se empezará el próximo curso 20-21 y la intención es continuar su implementación durante los próximos cuatro cursos escolares.
Otra línea de actuación consiste en simplificar y aumentar considerablemente el número de procesos de acreditación de competencias de forma que los trabajadores puedan obtener las cualificaciones profesionales que hayan adquirido a lo largo de su vida laboral.
Por otro lado, se hará especial hincapié en la necesidad de convertir las aulas de Formación profesional en espacios de tecnología aplicada, haciendo que se aproximen a entornos de trabajo, con incorporación de recursos propios de cada sector productivo, mediante simuladores y otros elementos tecnológicos. A esta actuación se le acompañará con un programa de formación para el profesorado en digitalización aplicada al entorno productivo.
Por último, se trabajará la línea del emprendimiento del alumnado de Formación Profesional, creando en los propios centros educativos aulas de emprendimiento que canalicen las iniciativas emprendedoras del alumnado y de los titulados en los últimos cursos, mediante un sistema de orientación, guía y tutela acompañada del soporte técnico y de infraestructuras necesario para ayudar al alumnado más joven en la parte más crítica de creación de empresa en el ámbito del emprendimiento.