Marina Lombó visita el IES Santa Clara, uno de los 70 centros a los que retornarán unos 1.700 alumnos entre hoy y el 15 de junio.

Cantabria inicia hoy en quince centros el regreso presencial parcial y voluntario a las aulas del alumnado de 2º de Bachillerato y de últimos cursos de FP 3

 

 
Cantabria ha acogido hoy el regreso presencial a las aulas del alumnado que cursa 2º curso de Bachillerato en 15 centros educativos públicos y concertados en una jornada marcada por la “normalidad”, que corresponde a la Fase 3 que estrena la Comunidad Autónoma esta semana, y la adopción de “medidas higiénico-sanitarias y de distanciamiento social” precisas para asegurar una vuelta con “las mayores garantías”.

La consejera de Educación, Formación Profesional y Turismo, Marina Lombó, ha podido comprobar los esfuerzos realizados por los centros educativos para adaptarse a esta nueva situación, en una visita realizada al IES Santa Clara de Santander, en la que ha constatado que esta vuelta parcial y voluntaria del alumnado demuestra que Cantabria está preparada para avanzar en la desescalada hacía la “nueva normalidad”.

“Por fin ha llegado este día 8 de junio que todos esperábamos”, ha subrayado la titular de Educación, quien ha destacado el importante número de alumnos que han solicitado esta medida principalmente en segundo de Bachillerato. A partir de hoy y hasta el próximo lunes se reincorporarán cerca del 50% de los 3.500 alumnos y alumnas que cursan 2º de Bachillerato en Cantabria, unos 1700, con el fin de reforzar conocimientos y prepararse de cara a la realización de la prueba de Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), que tendrá lugar los próximos días 8,9 y 10 de julio.

Según Lombó, el alumnado vuelve a las aulas para realizar ese repaso de forma presencial y “resolver dudas”.

El resto de centros que imparten estos estudios, hasta alcanzar los 70 previstos, abrirán sus puertas durante esta semana y otros tantos el día 15, una vez terminen la evaluación final ordinaria, lo que facilitará que los alumnos regresen progresivamente.

Esta vuelta a las aulas es voluntaria para los estudiantes, que no podrán ser más de quince por aula, y previa declaración responsable de los padres de que sus hijos no tienen síntomas de Covid-19, entre otras medidas dispuestas en las instrucciones remitidas a los centros por la Consejería.

Asimismo, la consejera de Educación ha expresado su agradecimiento al importante número de docentes que se han incorporado, a quienes ha querido reconocer sus esfuerzos, y que como ha podido presenciar en su visita al IES Santa Clara, en muchos casos atienden también a alumnos telemáticamente en el transcurso de estas clases presenciales.

Lombó ha tenido palabras de reconocimiento también para las familias que durante el confinamiento han vivido una “experiencia difícil”.

Segundo de Bachillerato y alumnos que titulan en FP

En Cantabria sólo se han reincorporado a las aulas este final de curso los alumnos de segundo de Bachillerato, quienes opten a un título de Formación Profesional -los segundos cursos de los grados medio y superior- y los alumnos de Enseñanzas de Régimen Especial que tengan que presentarse a una prueba de acceso a enseñanzas superiores.

Esta "excepción" se permite para que los centros puedan realizar los habituales refuerzos de cara a la EBAU, y también para que los alumnos de Formación Profesional puedan resolver dudas y exponer los trabajos presencialmente que han sustituido a la Formación en el Centro de Trabajo (FCT), si así lo deciden sus docentes.

En cuanto a las Enseñanzas de Régimen Especial (enseñanzas artísticas, deportivas, música y danza), se permitirá la incorporación voluntaria a las clases presenciales al alumnado que va a presentarse a pruebas de acceso a estudios superiores. Esta semana se están realizando las evaluaciones, con lo que se espera que a lo largo de la próxima ya se maneje una estimación del alumnado que tiene que afrontar las pruebas de acceso, ya han comenzado con la apertura el conservatorio ‘Jesús de Monasterio’ de Santander y el conservatorio de Torrelavega.

Además, y con el objetivo de atender a este alumnado más vulnerable se permitirá que los docentes establezcan mediante cita previa reuniones con aquellos estudiantes que ha estado teniendo especiales dificultades en el seguimiento de la docencia no presencial. Estos colectivos permanecerán en el centro educativo el horario imprescindible para desarrollar las tareas encomendadas y siguiendo todas las recomendaciones higiénico-sanitarias establecidas, y se dará libertad a los claustros para que, si lo consideran necesario, realicen en los centros educativos Juntas de Evaluación y reuniones para la planificación del curso 2020-2021.

Medidas de seguridad

Por lo que se refiere a las medidas de seguridad, los centros proporcionarán desde hoy material sanitario --y la información para su uso correcto--, incluyendo geles hidroalcohólicos, agua y jabón, toallas de papel, mascarillas, guantes, papeleras con bolsa, así como mamparas de protección si fueran necesarias.

El uso de ascensores estará limitado y los aseos estarán destinados exclusivamente a trabajadores del centro educativo y alumnos.

La organización de la circulación de personas, la distribución de espacios y la disposición de estudiantes también se ha dispuesto para mantener las distancias de seguridad interpersonal. Los equipos directivos han tenido que organizarán, además, los espacios y la distribución de las personas para lograr una distancia de seguridad interpersonal de dos metros, así como para evitar la coincidencia masiva.

En los espacios de atención al público, se contempla la instalación de mamparas o elementos de protección similar y será a través de cita previa y para los supuestos en los que sea estrictamente necesario.

Además, en cada aula hay una solución de gel hidroalcohólico y se reducen al mínimo los desplazamientos de grupos de alumnos por el centro. Además, se han organizado las salidas y entradas de forma ordenada, en filas, con distancia interpersonal de dos metros y de manera escalonada.

De este modo Cantabria se suma al resto de comunidades autónomas de España que han empezado ya la desescalada del estado de alarma en materia educativa..
Las medidas de flexibilización en el ámbito educativo del Gobierno han permitido que desde la fase 1 se limpiaran y desinfectaran los centros cerrados desde marzo y que se reanudaran tareas administrativas, y desde la fase 2 que volvieran las actividades presenciales no universitarias.

Desde la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria se trabaja ya “intensamente” para en la preparación del mes de septiembre, incorporando las reglas de seguridad sanitaria que ya se han adoptado ya como elementos comunes de nuestra vida cotidiana.