Tampoco se podrán realizar evaluaciones a la vuelta de los mismos y los centros permanecerán abiertos hasta las 14:00 horas en junio y septiembre contando con servicios complementarios de transporte y comedor.

La Consejería de Educación, Formación Profesional y Turismo ha presentado hoy el borrador de la orden de calendario escolar del próximo curso 2020-2021, que mantendrá el sistema bimestral, e incluye que en esos periodos el alumnado no tenga deberes ni haya exámenes o evaluaciones en la semana posterior a estos descansos. Estas novedades se adoptan con el fin de que esos periodos sean “realmente de descanso”, según ha señalado la consejera al finalizar la reunión con la Junta de Personal Docente.

La titular de Educación, Marina Lombó, ha subrayado que el encuentro con las organizaciones sindicales se ha celebrado en un clima “cordial” y ha señalado que se espera pueda estar cerrado la próxima semana.

Las sugerencias a este borrador que presente la Junta de Personal Docente se abordarán en la mesa sectorial de negociación que se celebrará la próxima semana, en la que se intentará "cerrar" el calendario escolar para el próximo curso.

En el transcurso de la mesa técnica de hoy se ha entregado un borrador en el que se mantienen los cinco periodos lectivos, pero se introduce una novedad “totalmente necesaria” como es el que durante el periodo de descanso los escolares no tengan deberes, unido al hecho de que habrá de transcurrir “como mínimo” una semana para las evaluaciones al regreso del tiempo de descanso.

Además, el calendario del próximo curso garantizará la atención a los alumnos hasta las 14.00 horas, así como los servicios complementarios de comedor y transporte escolar, en los meses de horario reducido de junio y septiembre, una medida que Lombó ha calificado como “importante para los alumnos y las familias”

El calendario de nuevo contará con 175 días lectivos y, en el caso de que alguna de las localidades las festividades sean coincidentes con estos días, los centros educativos tendrán que adaptarse a la necesidad de recuperar esas jornadas.

Lombó ha destacado que estas novedades propuestas por la Consejería se plantean para cumplir el objetivo de la "adecuada atención de los alumnos" y de las condiciones laborales de los docentes con el objetivo de conciliar la situación laboral de los docentes y la conciliación de la vida familiar y laboral.

 

Mesa de las Familias

Posteriormente, la consejera de Educación ha presidido la reunión de la Mesa de las Familias a cuyos integrantes también ha presentado el borrador de orden de calendario para el próximo curso.

Se trata de la primera reunión de la Mesa de las Familias, que ha contado con la representación de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Cantabria (FAPA) y de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA), dando, de esta manera, cumplimiento a uno de los compromisos adquiridos al inicio de su legislatura cuando Lombó anunció la convocatoria de este órgano en el primer trimestre de 2020.

Este encuentro se enmarca en la apuesta por el diálogo y el consenso con la comunidad educativa de Cantabria que la titular de Educación se ha fijado como uno de los objetivos de legislatura. En su opinión, es “prioritario” fomentar un clima de diálogo, una cuestión que ha considerado una de las “piezas fundamentales” dentro del ámbito de las relaciones con todos los actores de la comunidad educativa y por este motivo se ha trasladado esta orden del calendario a las familias con el fin de considerar sus aportaciones y propuestas, un aspecto en el que es “fundamental” contar también con la opinión de las familias del alumnado.