Marina Lombó destaca el “papel fundamental” de este órgano en el sistema cántabro.

Lombo presenta al Pleno del Consejo Escolar el presupuesto de su departamento

La consejera de Educación, Formación Profesional y Turismo, Marina Lombó, ha presentado al Pleno del Consejo Escolar, un órgano “central” para el sistema educativo cántabro, las líneas estratégicas de los presupuestos de Cantabria en materia educativa para este año.

La titular de Educación participó en la tarde de ayer, jueves, en la reunión del Pleno, acompañada por altos cargos de su departamento, para desgranar unas cuentas que reflejan, sostiene, el compromiso del Gobierno con “una Cantabria más y mejor formada y un sistema educativo inclusivo, pensado para todos los alumnos y en todas las circunstancias”. 

Lombó ha destacado el crecimiento que experimenta el presupuesto de personal docente, hasta superar los 311 millones de euros, un 7% más que el pasado año, lo que permite seguir reduciendo la ratio profesor/alumno para “ofrecer una mejor atención a los escolares de Cantabria”.

Las grandes cifras presupuestarias de su departamento permitirán cumplir tres objetivos: avanzar hacia la excelencia educativa; consolidar la recuperación de los derechos laborales de los docentes iniciada en 2015, y poner a disposición de la comunidad educativa una red de centros educativos y unos servicios complementarios adecuados a las demandas de la escuela y la sociedad actual.

Además, ha recordado que el incremento de personal docente mejora el índice de reducción de interinidad, al que hay que sumar 564 docentes de Infantil y Primaria y la convocatoria en 2020 de plazas de Secundaria.

 

Gestión de los centros educativos

Para la titular de Educación, el Consejo Escolar, como máximo órgano de consulta en materia de enseñanzas no universitarias dentro de Cantabria, tiene un "papel fundamental" en la reflexión sobre todas aquellas cuestiones que afectan al sistema educativo de Cantabria. “El Consejo Escolar constituye un elemento esencial para la representación, debate y encuentro de la totalidad de los agentes de la comunidad educativa”, ha destacado.

El Consejo Escolar cada año presenta un informe sobre el estado y situación del sistema educativo no universitario en Cantabria y ejerce funciones de asesoramiento y consulta ante la Consejería de Educación, Formación Profesional y Turismo.

Es uno de los órganos colegiados de gobierno presente en todos los centros educativos que, junto con otros órganos de coordinación, hacen posible la participación, autonomía y gobierno de los centros.

Constituye una apuesta fundamental por la implicación de toda la comunidad educativa en la toma de decisiones tan importantes como son la selección del director, la puesta en marcha de actividades extraescolares, aprobar y evaluar la concreción del currículo y todos los aspectos educativos de los proyectos y de la programación general anual, así como para proponer medidas e iniciativas que favorezcan la convivencia en el centro.

El pleno del Consejo Escolar está constituido por el profesorado de los niveles educativos no universitarios de centros públicos y concertados; representantes de padres y madres de alumnos; titulares de centros docentes privados; representantes de la Federación de Municipios de Cantabria; altos cargos de la Consejería de Educación; una representación de la Universidad de Cantabria; entidades asociativas de empresarios; sindicatos, y por último, representantes del personal de Administración y Servicios de centros docentes y de las federaciones, asociaciones y confederaciones de sindicatos de alumnos.