Persigue aportar una herramienta útil para docentes y familias con el objetivo de ofrecer al alumnado una educación sexual basada en criterios científicos y que contribuya a su bienestar emocional y socialización.

Guia sexualidad y discapacidad

La Consejería de Educación, Cultura y Deporte y CERMI Cantabria han editado una guía sobre sexualidad y discapacidad en el entorno escolar. Esta guía tiene por objeto sensibilizar sobre la necesidad de ofrecer al conjunto del alumnado cántabro una educación sexual basada en criterios científicos y que contribuya a un conocimiento sano, a su bienestar emocional y al enriquecimiento de su socialización, además de prevenir sobre los riesgos y abusos.  

La educación sexual de las personas con discapacidad ha estado tradicionalmente condicionada por falsos mitos, desconocimiento y miedos, que se están desterrando en la actualidad. Con la edición de esta guía se persigue disponer de una herramienta útil para los profesionales docentes y las familias con el fin de abrir camino hacia un trabajo necesario que contribuya al bienestar y el logro de una vida plena para todas las personas.
 
La directora de Innovación y Centros Educativos, Isabel Fernández, y la presidenta del CERMI, Mar Arruti, se han reunido para analizar este documento, resultado de la apuesta de la Consejería de Educación por la colaboración con entidades que trabajan en nuestra comunidad en el ámbito de la inclusión de las personas con discapacidad. Según Fernández, desde el Ejecutivo cántabro la inclusión de la educación sexual en los programas educativos, “sean cuales sean las capacidades, orígenes y funcionalidades del alumnado, constituye un beneficio para toda la sociedad y un bien que aporta calidad educativa”.
 
El manual está dirigido a sensibilizar sobre la importancia de educar y atender la sexualidad como valor educativo e inclusivo. Es una oportunidad para el empoderamiento, la autonomía y la preparación para la vida que contribuye y prepara también en la prevención de situaciones de abuso y violencia a las personas con discapacidad.
 
La educación y atención de calidad debe de incluir la perspectiva sexual como un principio fundamental que favorezca el desarrollo personal y social de todo el alumnado, incluidas las personas con discapacidad, y que facilite las condiciones necesarias para realizar aprendizajes, adecuándose a las capacidades y particulares necesidades de apoyo. “El silencio o la prohibición en torno a la sexualidad, alimentan la indefensión y vulnerabilidad”, ha apuntado Isabel Fernández.
 
La guía se enviará a los centros educativos en formato impreso y se pondrá a disposición de la comunidad educativa y de la ciudadanía en las páginas web de la Consejería de Educación y del CERMI.