El consejero de Educación ha considerado a los equipos directivos como uno de los “elementos centrales” de cualquier mejora educativa.

consejero funcion directiva

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Francisco Fernández Mañanes, ha asegurado que la función directiva es uno de los “elementos centrales” de cualquier mejora educativa. Por este motivo, ha apostado por formar a los docentes en las competencias necesarias para poder afrontar el reto de la función directiva.

Así se ha expresado durante la clausura del curso para la Formación del Desarrollo de la Función Directiva, dirigido a docentes de Primaria y Secundaria, que ha tenido lugar esta tarde en el Ateneo de Santander.

Un total de 92 docentes de la Comunidad Autónoma han superado esta actividad formativa, desarrollada al objeto de adquirir competencias genéricas y específicas vinculadas al desarrollo de actividades directivas en los centros educativos públicos. El seminario, que ha contado con un total de 130 horas lectivas de formación teórico-práctica, se inició el pasado 10 de enero.

En su intervención, el titular de Educación ha subrayado que los docentes están llamados a ser los “principales impulsores” de un cambio que haga posible, mediante un trabajo colaborativo, la mejora del aprendizaje de todo el alumnado.

Los destinatarios de este curso han sido profesorado funcionario de los centros educativos y el mismo contará con una fase presencial y otra a distancia.

La Ley Orgánica 2/2006 de Educación recoge, entre los requisitos de participación en los concursos de méritos para la selección de directores y directoras de centros docentes públicos, estar en posesión de la certificación acreditativa del curso sobre el desarrollo de la función directiva, impartido por el Ministerio de Educación o por las administraciones educativas de las Comunidades Autónomas.

El curso ha abordado, entre otros temas, el modelo educativo en Cantabria, los planes y programas institucionales, la gestión de recursos y normativas de gastos, normativa relativa al menor o las orientaciones para la elaboración de un proyecto de dirección.

El objetivo principal del curso ha sido proporcionar a los docentes competencias genéricas y específicas que tengan utilidad práctica en los entornos educativos. Entre las competencias genéricas se incluye la capacidad de gestionar información, razonar críticamente y comunicar de forma oral y escrita, así como de negociar, conciliar y tomar decisiones.

También se consideran competencias genéricas aquellas relacionadas con las habilidades que los miembros de un equipo directivo deben dominar para desempeñar su puesto con eficacia y eficiencia y que incluyen la habilidad para organizar y gestionar un centro docente, así como la capacidad para definir planes estratégicos de mejora de la calidad educativa.

Por otro lado, las competencias específicas son aquellas relacionada con el conjunto de conocimientos teóricos y prácticos necesarios para poder ejercer las funciones propias de los equipos directivos.

El acto de clausura ha estado precedido por la conferencia de Joaquín Gairín, que ha disertado acerca de los retos a los que se enfrenta la dirección escolar en el siglo XXI. Tras la intervención del consejero se ha procedido a la entrega de certificaciones y de la documentación del curso.