El consejero cántabro lamenta que el ministro haya desoído las peticiones de 12 comunidades que han manifestado su discrepancia con las reválidas de 4º de la ESO y Bachillerato, los itinerarios formativos de 4º de Secundaria y la FP Básica

sectorial educacion

Santander - 13.05.2016

El consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria, Ramón Ruiz, ha manifestado su decepción al término de la Conferencia Sectorial de Educación, porque el ministro de Educación en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, “que parecía dialogante, desoye la petición de 12 de las 17 comunidades autónomas que le han pedido que retire los proyectos de Reales Decretos de evaluación de la ESO y del Bachillerato”, ya que no entrarían en vigor hasta el curso que viene y hay tiempo suficiente para el consenso.

Habrá una prueba contextualizada para la evaluación de 6º de Primaria

El consejero de Educación ha manifestado también su opinión en la Conferencia Sectorial respecto a la evaluación de 6º de Primaria. Ramón Ruiz ha informado que “en Cantabria vamos a hacer una prueba contextualizada, dando capacidad al profesorado y sin romper la evaluación continua, porque no se puede evaluar al alumnado con estándares de la LOMCE cuando cuatro años de la etapa de Primaria se han cursado con la LOE”.

El consejero considera que “lo importante es la finalidad de la evaluación, que es comprobar si el alumnado de 6º ha conseguido los niveles de competencia exigibles en tres ámbitos, como marca el Decreto. Y eso es lo que vamos a hacer en Cantabria: evaluar individualmente a todos los alumnos y hacer un informe individual para cada centro, para cada familia y para cada alumno, a través de la validación de una comisión externa”.

Ramón Ruiz pide flexibilidad al Ministerio en la política de becas

El titular cántabro de Educación ha pedido flexibilidad al ministro en la política de becas, porque considera que “con el actual sistema unos 40.000 alumnos no han podido seguir los estudios universitarios”. Ramón Ruiz argumenta que la beca es un derecho objetivo si el alumno tiene capacidad y su umbral de renta es bajo”.

La discrepancia del Ministerio con las 12 comunidades autónomas se extiende también a los itinerarios formativos de 4º de Secundaria y a la FP Básica. Respecto a los primeros, Ramón Ruiz es partidario, como está haciendo Cantabria, de que estos itinerarios sean lo más parecido a los programas de diversificación, que se han revelado como programas de éxito. Respecto a la FP Básica considera, junto a las demás comunidades autónomas, que el Ministerio no puede hablar de éxito “cuando en el tránsito del primer al segundo curso un 50% del alumnado abandona”.

Discrepancia también en cuanto al reparto de los dineros para la aplicación de la LOMCE, fondos de cooperación y programas de compensación y FP Básica, que para Cantabria supondrán unos 9 millones de euros. Ramón Ruiz afirma que “es una cantidad manifiestamente inferior a la que Cantabria recibía durante la etapa socialista en concepto de programas de cooperación”.

“Imposición y falta de diálogo”

Ramón Ruiz se ha referido a “la falta de diálogo e imposición” por parte del ministro de Educación en funciones y ha recordado que “las 12 comunidades autónomas discrepantes representan el 75% del alumnado del Estado; comunidades de un amplio espectro político, no solamente del Partido Socialista”.

El titular de Educación en Cantabria concluye que ha habido imposición en lugar de racionalidad y ha mostrado su sorpresa cuando Íñigo Méndez de Vigo ha dicho ignorar que el presidente de Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha mandado a Bruselas un informe para reducir el gasto educativo en los próximos años.

Se trata de la primera reunión de las comunidades autónomas con el ministro de Educación en funciones en 2016. El consejero de Educación de Cantabria considera que Íñigo Méndez de Vigo ha demorado la convocatoria de esta Conferencia Sectorial e impedido un “debate sosegado” como había prometido.

Las cuatro comunidades gobernadas por el PP han realizado ya las pruebas externas de 6º de Primaria, al igual que Ceuta y Melilla. Incluso una de ellas, Galicia, la ha realizado con profesores de los centros y no externos, incumpliendo así la propia normativa de la LOMCE. Cataluña las realizó el 4 y el 5 de mayo con su propio sistema, lo mismo que han anunciado Navarra y Canarias, mientras que el País Vasco ha dicho anunció que no haría ninguna evaluación este curso.