El director general de Centros, Alonso Gutiérrez Morillo, explica que se han programado reuniones con los orientadores escolares para garantizar la atención y la igualdad de oportunidades a los alumnos afectados

intestinal

Santander 17.02.2016


La Consejería de Educación y la Asociación de Enfermos de Crohn y colitis ulcerosa de Cantabria (ACCU Cantabria) han presentado una guía para los centros educativos que pretende atender en el entorno escolar las necesidades de los alumnos con esta patología.

El director general de Innovación Educativa y Centros, Alonso Gutiérrez Morillo, ha señalado que “estos niños y jóvenes pueden presentar unas necesidades educativas que es necesario que el profesorado conozca para poder facilitar su atención”. Se trata de una enfermedad no contagiosa, ha dicho, que requiere el apoyo del profesorado y de los servicios educativos. A la presentación de la guía ha asistido también Mercedes Cruz, jefa de Orientación y Atención a la Diversidad de la Consejería de Educación.

La presidenta regional de ACCU, Elena Gutiérrez, ha puesto de manifiesto que “una de las principales dificultades en la escuela es su necesidad de usar el baño frecuentemente, debido a la diarrea y repentinos ataques de dolor. Facilitar a los escolares la accesibilidad al servicio, permitirles beber líquido y pequeñas ingestas de comida, así como establecer el esquema de medicación en horas lectivas, son algunas de las medidas y cuidados paliativos a tener en cuenta por los centros cuando tienen algún alumno con esta patología”.


La Guía, según ha explicado el vicepresidente de ACCU, José Ramón Diego, se va a distribuir a todos los centros educativos de Cantabria vía correo electrónico y se colgará en las páginas web de Educación (Educantabria) y de la propia asociación de afectados. También se ha elaborado una versión impresa de la Guía y los trípticos divulgativos.

Reuniones con los Seminarios de Orientadores de Primaria y Secundaria

Se trata, ha dicho, de una enfermedad crónica que requiere una medicación paliativa, con incidencia en cualquier edad pero más agresiva en los niños. En la reuniones con los orientadores se han analizado los cuidados que requieren los alumnos afectados por esta enfermedad autoinmune.

Alonso Gutiérrez Morillo, por su parte, ha explicado que la labor de difusión en los centros se ha iniciado ya con las tres reuniones que se han programado este mes en el Centro de Profesores con los Seminarios de Orientadores de Primaria y Secundaria. Representantes de la Consejería y de ACCU Cantabria han realizado ya los días 4 y 11 de febrero dos encuentros de divulgación y sensibilización sobre las enfermedades inflamatorias intestinales, encuentros que concluyen mañana.

Tanto los responsables de la Consejería de Educación como los de ACCU Cantabria han coincidido en señalar que algunos de estos niños suelen requerir hospitalización, a veces durante varios meses, razón por la cual es importante que los profesores programen un plan de trabajo o refuerzo académico ante ausencias prolongadas. Se trata de garantizar la igualdad de oportunidades a estos alumnos, respetando la confidencialidad si el alumno así lo pide.

El director general de Innovación Educativa y Centros se ha referido a dos servicios que ofrece la Consejería de Educación: el Aula Hospitalaria de Valdecilla y la atención domiciliaria para los alumnos con períodos prolongados de enfermedad, tanto en esta como en otras patologías.

ACCU Cantabria: “Comprensión y apoyo escolar”

Como afirman los responsables de ACCU Cantabria, “con la comprensión por parte de todos y un sistema de apoyo escolar, en coordinación y comunicación con los padres y la buena atención médica, estos niños completarán su educación y aprovecharán al máximo su potencial académico”. Gutiérrez Morillo ha matizado que “la enfermedad no supone ningún impedimento para que desarrollen su vida escolar con absoluta normalidad”.

La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa suele aparecer entre los 12 y los 38 años de edad, pero el número de afectados diagnosticados ha crecido en los últimos años en Educación Primaria. Se trata de una enfermedad crónica y no contagiosa, cuya edad media de detección se produce a los 12 años. Los investigadores creen que es causada por varios factores que trabajan juntos, incluidos la genética, los factores ambientales y un sistema inmunológico hiperactivo.

Incidencia de la enfermedad
Según ACCU, no existe en Cantabria un registro de enfermos; solamente hay una Unidad en Valdecilla y es para adultos. El Servicio de Pediatría Digestiva de Valdecilla, añaden, ha contabilizado una veintena de casos en los últimos años.

A nivel nacional la Sociedad Española de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica afirma que el aumento de casos en los niños se ha triplicado en las dos últimas décadas.