La Consejería de Educación, Cultura y Deporte ha publicado la orden que regula las condiciones para la elaboración, organización, aplicación y evaluación de las pruebas de lenguas extranjeras para alumnos de Educación Primaria y Educación Secundaria Obligatoria. Estas pruebas estandarizadas, de carácter anual, tienen como finalidad evaluar la capacidad de los alumnos matriculados en el último curso de Primaria y de ESO para emplear, tanto en forma hablada como escrita, el idioma cursado como primera o segunda lengua extranjera.

Las pruebas tendrán carácter formativo y orientador para los centros. Y el proceso de evaluación continua de los alumnos no se verá afectado por sus resultados. La Consejería de Educación aprobará las directrices sobre la elaboración, aplicación y corrección de las pruebas; propondrá a los responsables de la elaboración y evaluará los resultados generales.

Constarán de cuatro partes, que evaluarán las destrezas comunicativas de comprensión de lectura, comprensión oral, expresión e interacción escrita y expresión e interacción oral. El Servicio de Inspección de Educación podrá supervisar, con la colaboración del equipo directivo del centro, la aplicación y corrección de las pruebas, que se desarrollarán durante el último trimestre del curso escolar en el mismo centro en el que los alumnos estén matriculados.

Para superarlas, los estudiantes deberán sacar un cinco sobre diez, como mínimo, en cada una de las cuatro partes. La calificación global será "apto" o "no apto", acompañada de una valoración numérica.

En Educación Primaria, superar las pruebas supondrá el reconocimiento del nivel A1 del Consejo de Europa, mientras que en ESO se conseguirá el Certificado de Nivel Básico, A2, expedido por la Consejería de Educación, Cultura y Deporte.