El consejero de Educación, Cultura y Deporte ha hecho entrega del primer premio del I Concurso de Investigación en ESO al centro de Educación Especial ‘Fernando Arce’ de Torrelavega

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Miguel Ángel Serna, ha hecho entrega de los premios a las buenas prácticas educativas lectoras y en lenguas extranjeras, así como a los ganadores del I Concurso de investigación en ESO. Al acto celebrado en la Biblioteca Central han asistido los alumnos premiados, junto a sus profesores y familiares. Serna ha dicho que los programas, concursos y premios organizados por la Consejería de Educación van encaminados a reconocer la excelencia y a estimular la motivación en los alumnos y en los centros educativos de Cantabria. La dotación global a estos premios por la Consejería de Educación es de 8.000 €.

Por otra parte, la Consejería de Educación ya ha publicado en el BOC el II Concurso de Investigación en ESO y está próximo a publicarse la segunda convocatoria de premios a las buenas prácticas lectoras y de inglés.

Este año, el primer premio en “buenas practicas lectoras” ha correspondido al proyecto ‘Somos una comunidad de lectores’, del colegio ‘Miguel Hernández de Castro Urdiales, mientras que los dos primeros premios a ‘Las buenas prácticas educativas en lenguas extranjeras’ se han declarado desiertos, no así el tercero, que ha sido para el ‘Taller de conversación en inglés’, del IES ‘Besaya’. El ganador del I Concurso de Investigación en ESO ha sido el Centro de Educación Especial ‘Fernando Arce’, también de Torrelavega.

Serna: “Despertar la innovación y el emprendimiento”

“Es importante, ha añadido el consejero, que alumnos y profesores entiendan lo que representa la innovación y la investigación”. A sabiendas de que estos procesos son más propios de la Universidad, Serna ha defendido la necesidad de despertar tempranamente en los alumnos esa inquietud asociada a la creatividad y al emprendimiento. Han asistido también al acto el director general de Ordenación e Innovación Educativa, José Luis Blanco; el presidente del Consejo Escolar de Cantabria, Raúl Fernández Ortega, y la jefa de la Unidad Técnica de Innovación Educativa, Nuria Ayala.

“Valorar el buen hacer del profesorado de Cantabria” es la primera intención de estos premios, ha recalcado el director general José Luis Blanco, quien ha añadido que “la calidad del sistema educativo depende de la calidad del profesorado”. Un segundo valor añadido de esta convocatoria de innovación e investigación educativa es “premiar el esfuerzo de los alumnos”, ha dicho aludiendo al buen ejemplo de ganas de trabajar y de motivación que representan los premiados.

Blanco se ha referido a continuación a la necesidad de mejorar la competencia lingüística en nuestra propia lengua y en lengua extranjera; respecto a esta última ha incidido en que “nuestro sistema educativo tiene un grave problema: nuestros estudiantes llegan a la universidad sin manejarse suficientemente en ingles, tras un millar de horas de aprendizaje previo de inglés”. Para incidir en la corrección de este déficit se ha referido a medidas paliativas, como el II Foro de la Lenguas que ha reunido recientemente en Santander y Torrelavega a 140 profesores preocupados por la docencia en inglés, así como a los premios de buenas prácticas, que buscan la innovación real en el aula. “No son iniciativas aisladas, ha enfatizado, para aludir también a otras como el curso de emprendimiento que comienzan mañana 40 profesores o el I Concurso de Robótica celebrado recientemente, entre otras iniciativas avaladas por la Consejería.

I Concurso de Investigación en ESO

El primer premio del I Concurso de Investigación en ESO, dotado con 2.000 €, ha correspondido al Centro de Educación Especial ‘Doctor Fernando Arce’ por su proyecto titulado ‘Apoyo domiciliario: ¿Servicios o necesidad?’. Los alumnos del  Programa de Cualificación Profesional Inicial (PCPI) de ‘Actividades domésticas y apoyo domiciliario’ del colegio se plantearon un proyecto de investigación relacionado con sus estudios. Dado que su futuro profesional se encuentra encaminado a trabajar ayudando a domicilio o en las residencias, se plantearon entrevistar a sus abuelos y a otras personas mayores, así como a trabajadoras sociales que trabajan a domicilio. La búsqueda de datos la realizaron en la SAD y en la Fundación Asilo de Torrelavega, y una de sus conclusiones es que los servicios de Atención Domiciliaria son más utilizados por los hombres que por las mujeres.

El segundo premio ha sido para el colegio concertado ‘San Agustín’ de Santander, por su proyecto titulado  ‘Santander, 15 de febrero de 1941’. Se trata de un trabajo de investigación realizado por cuatro alumnos, donde lo emocional se fusiona con lo científico. La hipótesis se plantea a través de una supuesta carta y su correspondiente contestación, lo que origina todo el trabajo de investigación sobre el incendio que sufrió Santander en 1941, para lo cual han utilizado bibliografía y testimonios personales. La cuantía económica de este premio es de 1.250 €.

El tercer premio, dotado con 750 €, ha correspondido al instituto ‘Marques de Santillana’  de Torrelavega, por su proyecto de ‘Aprovechamiento de los recursos forestales en Cantabria. Es un proyecto realizado por cinco alumnos que basa su investigación en la biomasa forestal primaria, ya que Cantabria es una de las regiones forestales más ricas en este ámbito. El proyecto se encuentra dentro del desarrollo curricular de varias materias de 3º de ESO, como Tecnología, Ciencias Naturales o Educación Plástica y Visual

Premios a la buenas prácticas lectoras

El primer premio “a las buenas prácticas lectoras” ha correspondido al colegio público ‘Miguel Hernández’, de Castro Urdiales, por ‘Somos una comunidad de lectores’. 24 profesores colaboran en este proyecto compuesto por un conjunto de actividades enmarcadas dentro del Plan Lector de su centro, entre las que destacan el proyecto sobre cuentos denominado ‘El país de los cuentos al revés’, la literatura expositiva sobre los romanos, el intercambio de noticias entre aulas, la revista escolar digital ‘La ballena’, las tertulias dialógicas o las múltiples actividades de animación a la lectura desarrolladas por la biblioteca, en las que se implican alumnos, familias y profesores. La dotación de este premio en metálico es de 1.300 €.

Ha recogido el segundo premio el Colegio de Educación Especial ‘Padre Apolinar’, de Santander, por su proyecto ‘Lee con Nacho’. Se trata de un gran ejemplo de actividades realizadas por y para sus alumnos, de edades comprendidas entre 6 y 21 años. Desde la biblioteca se realizaron actividades de animación a la lectura, demostrando que es un recurso realmente eficaz para trabajar la comunicación con todo tipo de alumnado. La base del proyecto son los cuentos de la colección de ‘Nacho’, de la editorial Edelvives, escritos por Liesbet Slegers. La dotación es de 700 €.

En la modalidad de centros de Secundaria, el premio ha sido para el instituto ‘La Granja’, de Heras, por su proyecto ‘Leer y crear’. Lo han realizado alumnos de Bachillerato, con un enfoque global y participativo que ha implicado a la AMPA, familiares e instituciones del entorno. Entre las actividades destacan el taller de lectura en los recreos en voz alta y dramatizada, los talleres de radio y cómic y la creación cinematográfica de cortos y guiones visuales. La cuantía del premio es de 1.300 €.

Premio a ‘Las buenas prácticas educativas en lenguas extranjeras’

El tercer premio a ‘Las buenas prácticas educativas en lenguas extranjeras’ (los dos primeros fueron declarados desiertos) ha sido para el IES ‘Besaya’, de Torrelavega, por su ‘Taller de conversación en inglés’.  Un grupo numeroso de profesores se plantearon formar un grupo de trabajo bajo la supervisión de un profesor de inglés, para formarse en la consecución del nivel de idioma A1-A2, buscando coincidencias horarias. Los objetivos eran el incremento de la práctica oral, la actualización pedagógica y didáctica, la puesta al día de materiales y recursos en el aula, el fomento del trabajo cooperativo y el uso de las TICs.

La creación de este grupo de trabajo-seminario ha supuesto un verdadero punto de inflexión, propiciando la experimentación de estrategias formativas metodológicas que, en muchos casos, los propios profesores han extrapolado a sus materias, lo que supone un punto de encuentro dinamizador del centro, con un equipo docente comprometido con su labor de educador.