El programa, subvencionado por la Consejería de Educación, ha sido “un éxito” y el Ayuntamiento ya ha presentado la solicitud para reeditarlo el próximo curso

Técnicos en ‘Acabados y Pintura en la Construcción’

Desde hoy existen en el municipio de Reocín siete nuevos ayudantes técnicos en ‘Acabados y Pintura en la Construcción’. Se trata de Adrián Gómez Fernández; Javier González Martínez; Lucas González Pérez; Omar Morante; Sieku Sibide; Tiemoko Diallo y Ba Fissorou, estos tres últimos procedentes de Mali. Todos ellos han recibido hoy, de manos de la consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, el certificado que acredita su formación. Una formación que les capacita profesionalmente para realizar guarnecidos y enlucidos de todo tipo y en diversos materiales, pintar y empapelar, así como construir y acondicionar falsos techos.

Y, todo ello, gracias a uno de los Programas de Cualificación Profesional (PCPI) que la Consejería de Educación subvenciona con 39.000 euros en varios ayuntamientos de la región, para formar profesionalmente a jóvenes y “abrirles las puertas de otra formación superior”. De hecho, la consejera de Educación, además de felicitarles por “el intenso trabajo que han desarrollado a lo largo del curso”, les ha animado a que sigan estudiando y formándose “porque estamos en un momento difícil, en el que el desempleo incide más sobre aquellas personas sin formación”.

Hay que recordar que los PCPI van dirigidos a jóvenes de entre 16 y 21 años, que presentan dificultades de aprendizaje y de inserción laboral, y les facultan para obtener una cualificación profesional de nivel 1, al tiempo que pueden proseguir sus estudios y lograr el graduado en ESO o acceder a ciclos de grado medio de Formación Profesional.

Díaz Tezanos también ha tenido palabras de agradecimiento al Ayuntamiento de Reocín “por su buena disposición a colaborar en materia formativa”. Precisamente, el alcalde, Germán Fernández, presente en el acto, ha avanzado que ha solicitado una nueva subvención a la Consejería de Educación para realizar el próximo curso otro programa con las mismas características, es decir, “una nueva oportunidad para los jóvenes de la comarca reglada, formativa y de empleo”.

Junto a ellos, han asistido al acto de clausura y entrega de notas, que ha tenido lugar en la Casa de Cultura de Puente San Miguel, el director general de Coordinación y Política Educativa, Ramón Ruiz; el director de la Escuela Taller de Reocín, Alberto Domínguez, y parte del profesorado del programa.

Cualificación e integración

Pero este PCPI es también especial porque, además de ser un ejemplo de formación cualificada, es un modelo de integración, ya que tres de sus alumnos proceden de Mali y llevan muy poco tiempo en España. De ahí que el programa ha servido también para su alfabetización básica y conocer el idioma.

Un esfuerzo añadido que Díaz Tezanos ha valorado especialmente con palabras de apoyo hacia los tres estudiantes, instándoles a que aprovechen todos los medios y recursos que la Consejería de Educación pone a su alcance “para que estén plenamente integrados en nuestro país y tengan las mismas oportunidades que el resto”.

Mejoras en el municipio

Los jóvenes del PCPI han realizado todos los trabajos previstos inicialmente en el módulo de prácticas que incluyen todos los programas de este tipo. Los resultados se han podido ver hoy en la Casa de Cultura de Puente San Miguel, donde han mejorado el Salón de Actos, acondicionado la entrada y pintado el resto de las instalaciones. Además, parte de ellos, han completado su formación en empresas del sector, donde han realizado 150 horas de prácticas.

Más de medio centenar de PCPI en los centros de Secundaria

La oferta de los PCPI en los ayuntamientos de la región, como el de Reocín, se añade a los 51 PCPI que la Consejería de Educación desarrolla en institutos de Secundaria distribuidos por toda Cantabria. Las opciones son múltiples y el objetivo final es ofrecer el mayor número de posibilidades para que estos jóvenes se formen y consigan iniciarse en el ejercicio de una profesión, a la vez que  amplían sus posibilidades de acceder a una titulación básica y a progresar a lo largo de la vida.