Unos 700 alumnos no han podido acudir a clase en los centros educativos de Cantabria a consecuencia del primer temporal de nieve. Según un escrutinio telefónico realizado por la Consejería de Educación, la mayor incidencia se registra en los municipios de Reinosa y Potes, donde la mayoría de las rutas del transporte escolar no han funcionado, si bien han acudido a clase un buen número de alumnos puesto que la actividad lectiva no se ha interrumpido. En Soba no ha funcionado ninguna ruta de transporte, lo que ha afectado a 44 alumnos que no han podido llegar al colegio público.

En otros puntos del sur y centro de Cantabria el transporte escolar funcionó, pero con incidencia en algunas de sus rutas. Así, en Matamorosa no funcionaron 4 de las rutas y 3 en Valdeolea, lo que dejó sin clase a 30 y 25 alumnos respectivamente. También hubo incidencia del temporal, aunque en menor medida, en Ampuero, Arenas de Iguña y Ramales. En Liérganes el transporte funcionó con normalidad, pero las condiciones climatológicas adversas provocaron la ausencia de 40 alumnos.