EL Ministerio de Educación y Formación Profesional publicó el Real Decreto-ley 31/2020, de 29 de septiembre, por el que se adoptan medidas urgentes en el ámbito de la educación no universitaria, a través del cual se permite a las Administraciones educativas establecer medidas excepcionales y temporales, de vigencia condicionada a la duración de la pandemia, en respuesta a distintas circunstancias generadas por la situación derivada de la COVID-19.

En uso de la potestad otorgada por esta normativa nacional y para el año académico 2020-2021, Cantabria adopta las dos medidas recogidas en el mencionado Real Decreto-Ley de aplicación en el ámbito de las enseñanzas de idiomas de régimen especial no presentes ya en la normativa autonómica de aplicación.

Por un lado, el alumnado oficial debe conocer que la matrícula del año académico 2020-2021 no computará en la aplicación del límite de permanencia establecido para superar cada nivel en el idioma correspondiente.

Por otro lado, para superar las pruebas de certificación de los niveles Básico A2 en modalidad libre y a los niveles Intermedio B1, Intermedio B2, Avanzado C1 y Avanzado C2, y así obtener el correspondiente certificado oficial de dichos niveles, se adaptan las condiciones establecidas en el RD 1/2019, siendo necesario superar todas las actividades de lengua de las que consta la prueba con una puntuación mínima del cincuenta por ciento en cada una de ellas y, además, obtener una puntuación final global igual o superior al cincuenta por ciento del total.

De este modo, Cantabria procede en coherencia con actuaciones anteriores dando respuesta a la situación actual de excepcionalidad, adoptando todas las medidas de flexibilización que para las enseñanzas y certificaciones de las escuelas oficiales de idiomas se han ido progresivamente posibilitando a partir de la correspondiente normativa estatal.