La Acogida de ayudantes es una acción descentralizada del programa sectorial Comenius, en el marco del Programa de Aprendizaje Permanente que ofrece la oportunidad a los centros educativos de recibir un apoyo adicional en actividades como:

  • Introducir o reforzar la dimensión europea.
  • Poner en práctica orientaciones como AICLE (aprendizaje integrado de contenidos y lenguas).
  • Mejorar la comprensión y expresión del alumnado en lenguas extranjeras, enriqueciendo la oferta de lenguas en el centro educativo.
  • Desarrollar y aplicar proyectos, por ejemplo asociaciones escolares Comenius.
  • Trabajar con alumnado con necesidades educativas especiales.
  • Desarrollar actividades extraescolares que fomenten una identidad plurilingüe.

¿Quién puede solicitar la acogida de un ayudante Comenius?

Todos los centros educativos de educación infantil, primaria y secundaria.

Organización de la acogida
Los centros educativos de acogida deben asignar a un profesor o profesora para que contacte con la persona que va a realizar la ayudantía antes de su llegada al centro y prepare su integración en el mismo y en la comunidad local (búsqueda de alojamiento, etc). Además, esa persona deberá trabajar en coordinación con el o la ayudante, colaborar en la elaboración de materiales, supervisar su trabajo en el aula, su participación en actividades extraescolares, etc.

Las ayudantías no implican el trabajo como profesorado a tiempo completo, sino dar apoyo en las clases y en otras actividades escolares o extraescolares, integradas en la vida de los centros. Por ello, el o la ayudante tendrá una carga horaria en el centro de acogida de 12 horas, como mínimo, y 16 horas, como máximo, que pueden concentrarse en cuatro días a la semana.

Beneficios de la acogida de un ayudante Comenius

Los centros educativos de acogida no reciben ninguna ayuda económica, ya que se benefician de la presencia y del trabajo del ayudante. Así, estos centros consiguen que su alumnado mejore la competencia lingüística en, al menos, una de las lenguas curriculares y conozca otras lenguas habladas en Europa. Además, el alumnado es más consciente de la necesidad de desarrollar una identidad plurilingüe, es decir, conocedora de varias lenguas y culturas sin la necesidad de llegar a ser un hablante nativo en cada una de ellas. Finalmente, la acogida de ayudantes fomenta la motivación del alumnado y profesorado hacia el proceso de enseñanza-aprendizaje.