Marta Casas. Licenciada en Geografía e Historia, con especialidad de Antropología, con un postgrado en Pedagogía y Comunicación Interculturales por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Marta Casas junto a Alonso Gutiérrez Morillo durante su ponencia en el Congreso

PONENCIA. “ESCUELA Y ENTORNO EN CONTEXTOS MULTICULTURALES: SINERGIAS Y OPRTUNIDADES DE COLABORACIÓN"

La antropóloga puso de manifiesto que su exposición versaba más en torno a dudas que a certezas, porque según explicó “estamos en un momento en el que ya se relaciona centros educativos y sociedad”.

La primera reflexión la hizo en relación a cómo el entorno influye y cómo condiciona a la escuela. Esto no significa que la escuela no influya en el entorno, matizó, sino que existe una retroalimentación entre ambas.

Una de las preocupaciones al trabajar en temas de gestión, señaló, es que la sociedad no es homogénea, por eso los procesos que permiten la integración de personas inmigrantes “es complejo”.

Actualmente nuestra sociedad es diversa, cuando ha llegado población extranjera y antes de que llegase, sentenció. Ya que para la Licenciada en Geografía e Historia, la diversidad cultural existe y se manifiesta, algo que se ve reforzado con la llegada de población extranjera.

Pero además existen varios factores de diversidad que los culturales, condicionantes de género, de tipo económico, etc… Por eso, recalcó, analizar la diversidad sólo en términos culturales “levaría a caer en el reduccionismo”.

Asimismo habló sobre la “evidente transformación” que sufre la sociedad actual, algo que calificó de “importante” ya que afecta a toda la población. Transformación que, según dijo no sólo se debe a la llegada de población extranjera, dado que es un elemento más dentro de esa transformación.

Para Casas la escuela es un elemento más de la sociedad por lo que la influencia de la sociedad en la escuela es palpable, por eso las concentraciones de población extranjera influyen directamente en los centros educativos.

En este sentido, continuó la escuela es un producto cultural y social porque cada sociedad genera su propio conocimiento. Por este motivo, recalcó la escuela es el espacio de transmisión cultural por excelencia.

Casas quiso hacer hincapié en que la escuela es un reflejo de la sociedad donde se “reproducen” las desigualdades y muchas veces se “retroalimentan”. Para la especialista en inmigración ni el alumnado ni el profesorado son neutros ya que “todos están influidos por el entorno”.

La escuela es un espacio para socializar, por lo que una escuela que trabaje estos temas mejorará la capacidad de las familias de funcionar en el entorno social. Para la antropóloga existe una necesidad real de articular  el trabajo de la escuela y el entorno dado que esto aportará un impacto positivo.