Los alumnos de 3º y 4º de ESO reciben una clase de literatura, geografía y etnografía en el corazón de Cantabria: la zona de Cabezón de la Sal y alrededores.

Descubriendo el Cabezon de la Sal mas interdisciplinar 2

Con un escenario de cuento y un tiempo más aún, el día 19 de diciembre los dos últimos cursos de ESO se dirigieron al Valle de Cabezón a disfrutar de una ruta literaria y cultural preparada por un profesor del centro.

Con trabajo previo y posterior en el aula, se han analizado, a través de la información proporcionada por la web del Ayuntamiento de la localidad, elementos importantes para la cultura en la zona. ¿De verdad el nombre del pueblo viene de alguien con la cabeza muy grande? No, resulta que en la época romana el “kapezone” era una medida de compraventa de sal (esta población se encuentra asentada sobre un gran yacimiento salino). ¿Qué importancia tuvo esta población en la historia reciente de Cantabria? Mucha, ya que fue el primer ayuntamiento en solicitar la concesión de régimen autonómico como Comunidad autónoma de Cantabria. A esta solicitud se anexionaron posteriormente la mayoría de los ayuntamientos de la entonces provincia de Santander, y se celebra el segundo domingo de agosto.

Con esto en la “mochila” los alumnos se diseminaron en grupos por el pueblo para buscar informaciones en diversos lugares destacados. Tras ello y andando junto al río que atraviesa el municipio en una breve ruta, llegando a Mazcuerras, o Luzmela, según se quiera ver, el trabajo se volvió más literario y giró en torno a la figura de Concha Espina.

Al volver al aula y con el pensamiento aún puesto en el Valle de Cabuérniga, se trabajó un texto de Brañaflor, de Manuel Llano, con léxico y expresiones propias de la zona sobre el paso del invierno a la primavera.