Con motivo del 25 N se han realizado en el centro a lo largo del mes diferentes actividades para concienciar y sensibilizar a la comunidad educativa sobre este grave problema.

El IES El Astillero contra la violencia de genero

El alumnado ha asistido a charlas o talleres organizados por el profesorado o por diferentes asociaciones y entidades -La Columbeta, MUJOCAN, Plan Director para la mejora de la convivencia y seguridad en los centros- donde chicas y chicos han tenido la oportunidad de reflexionar sobre los comportamientos no igualitarios, los celos, el control o las conductas que entrañan algún tipo de violencia física o psicológica en sus relaciones de pareja, con el objetivo de aprender a detectarlos de manera temprana.

Para la presentación de las charlas del Plan Director contamos con la presencia del delegado del Gobierno en Cantabria, Pablo Zuloaga, y de la Directora General de Innovación y Centros de la Consejería de Educación, Isabel Ferrnández.

Paralelamente, se ha contado con la exposición y los materiales de Amnistía Internacional “No más violencia contra las mujeres”; las paredes del centro se han ambientado con cartelería y símbolos de la lucha contra la violencia de género, y en el monitor del centro y en los recreos se han podido escuchar canciones con mensajes contra dicha violencia y a favor de encontrar una salida a la misma.

Como colofón a esta semana de concienciación, el viernes 23, durante el recreo, se ha realizado un acto conjunto de todo el alumnado, profesorado y personal del centro. Chicos y chicas de 2º Bachillerato han leído un emotivo manifiesto y se ha inaugurado un mural realizado por los estudiantes de Plástica de 4º ESO cuya leyenda es “Estamos por la igualdad”, así como una escultura de una mano donde puede leerse “Respeta, vive, ama”. A continuación, se ha realizado una coreografía de la canción de Rozalén “La puerta violeta”, que ha finalizado con todo el centro en la pista deportiva formando un gran lazo -vestidos con camisetas blancas y portando manos moradas-, como símbolo de la lucha contra la violencia de género y la esperanza en su erradicación.