La puerta del centro se convierte en un mural explicativo gracias al proyecto de Plástica y Visual de 4º ESO.

Trabajando por la transformacion un proyecto del Colegio Kostka

Como si de una catedral gótica se tratase, el colegio ha convertido su puerta en un mural cargado de significado gracias al trabajo de los alumnos de Educación Plástica y Visual de 4º ESO.

El muro representa el problema que es para algunas personas ver ese ‘‘mundo feliz’’, en el que hay un semicírculo hecho con la colaboración de los niños de infantil y primaria, a quienes les pedimos que dibujaran lo que para ellos significa ‘’un mundo feliz’’.

Delante del muro se ha representado a las personas de diferentes tamaños, esto simboliza la diversidad y el poder jerárquico del sistema económico actual; el más alto es quien más tiene y el más bajo quien menos tiene.

A LA IZQUIERDA: Es el lado de la igualdad, y se puede ver que en este caso no es la mejor forma de solucionar el problema dar a cada uno ‘’lo mismo’’ independientemente de su necesidad (a cada uno una caja sin tener en cuenta su altura) ya que no posibilita llegar al objetivo de ver por encima del muro a todos.

A LA DERECHA: Este lado simboliza la equidad, que como hemos dicho antes, es dar a cada uno lo que necesita, por ejemplo, en este caso al más bajito se le ha dado 2 cajas, que serían las que necesita para poder ver y el más alto no recibe nada porque realmente no lo necesita. Y al del centro se le ha dado una caja.

ARRIBA: Además del semicírculo con dibujos de los niños, el resto del cielo está pintado de colores que representan libertad y felicidad.            

En esta pared hemos representado la tristeza y el sufrimiento que se supone que sentimos el primer mundo hacia los refugiados; pero compadeciéndonos no ayudamos a solucionar el problema.

Se lee de izquierda a derecha:

En la parte izquierda se observa un hombre sujetando una cuerda con intención de ayudar; el hombre lleva en su ropa marcas famosas representando así el primer mundo y demostrando que la ayuda no es verdadera porque la cuerda no llega del todo.

El ojo representa las lágrimas que derrama el primer mundo pero que no ayudan y permiten que se ahoguen en un mar de tristeza porque normaliza el sufrimiento ante las situaciones de injusticia convirtiéndo a las personas en agentes pasivos y no de transformación.

Las siluetas de las personas subiendo las escaleras simbolizan el intento de los refugiados por salir de su dura realidad, y cómo después de salir de esa realidad tienen que enfrentarse a los obstáculos (como el alambrado) porque las fronteras son cada vez mayores. La superación de esas dificultades es posible con el trabajo de las personas que sí luchan por un mundo mejor, capaz de romper estas fronteras.

Continuando la lectura de la imagen por el techo han querido reflejar que se puede poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad, es decir, llegar a una equidad. Esto lo han representado con los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), los cuales los han colgado del techo con forma de bombilla.

Estas bombillas han querido que se interpreten como ideas que caen del cielo que están expuestas lo único que quedan son alcanzarlas. Algunos de estos objetivos por ejemplo son “Fin de la pobreza”, “Hambre cero, “Educación de calidad” los cuales quieren representar lo expuesto con este trabajo, llegar a la equidad.

Con las huellas que están en el suelo, han sido reutilizadas de las SAME por las actividades que realizaron los niños de diferentes colegios de Santander. Con ellas intentan alcanzar el camino hacia la paz, evitando la explotación de los países pobres por parte de todo el primer mundo, poniendo en estas huellas palabras como “conciencia” las cuales son las que representan lo que se debe hacer para llevar a cabo este cambio.