Los alumnos de 3º y 4º de Educación Primaria del colegio Antares participaron el pasado mes de marzo y durante tres semanas consecutivas en un taller de primeros auxilios y prevención de enfermedades.

Primeros auxilios Reinosa

En el mes de marzo y durante tres semanas consecutivas, los alumnos de 3º y 4 º de primaria del colegio Antares de Reinosa realizaron junto con sus tutores un taller sobre primeros auxilios y prevención de enfermedades. En esta ocasión la actividad fue programada con un carácter teórico-práctico y como continuidad de una primera experiencia que tuvo lugar el curso pasado cuando los alumnos participaron en una charla, exposición de material clínico y posterior coloquio sobre los hábitos de higiene, alimentación saludable y enfermedades más frecuentes de los niños. En paralelo a la misma también se celebró una jornada en el mes de mayo con los servicios del 112 de Cantabria (SOS) en la que también, junto con el personal enviado al centro y los docentes de primaria, se les informó de cómo actuar ante un accidente, un fuego o una situación de peligro, enfatizando en todo aquello que nunca deben hacer.

En esta última edición se ha programado un taller con una duración de tres sesiones impartido por las doctoras María Jesús Fernández Lerones y Patricia Martínez, integrantes del Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) dependiente del servicio Cántabro de Salud. El planteamiento de este curso ha sido más práctico, de manera que los alumnos han podido interactuar con las ponentes y realizar prácticas reales entre ellos, dando respuesta a algunos casos de emergencia en los que los niños y niñas pueden verse involucrados en determinados momentos de su vida.

El planteamiento del proyecto responde de forma interdisciplinar y en sinergia con los contenidos propuestos en varias áreas curriculares, como Ciencias Naturales y Educación Física, y al tiempo, en paralelo al Proyecto de la Red Cántabra de Escuelas Promotoras de la Salud y el programa de Educación Responsable de la Fundación Botín en los que está inmersa desde hace tiempo toda la comunidad educativa del centro trabajando las actitudes positivas hacia la salud.

El punto de partida fue dar respuesta a la cuestión de qué son primeros auxilios, por qué son importantes y qué puede hacer un niño cuando es protagonista de un episodio accidental. Los niños y las niñas han aprendido y reflexionado sobre determinadas circunstancias que pueden provocar accidentes y que pueden evitarse fácilmente, han conocido qué hacer y sobre todo, qué no deben hacer nunca, cuando se enfrentan a un corte, una herida en la piel, una quemadura, una caída, un sangrado nasal o ante las convulsiones sufridas por otra persona. Han realizado prácticas de reanimación cardiopulmonar, posición lateral de seguridad y la maniobra de Heimlich ante un atragantamiento. En cualquier caso, se les ha insistido que es fundamental en una situación de riesgo o accidente llamar siempre al 112, informar de lo que ocurre y esperar aplicando los sencillos consejos trabajados y aprendidos en cada una de las sesiones. Se ha recalcado la necesidad de distinguir entre salud y enfermedad, enfatizando la idea de que la salud va más allá de la física, siendo la social y la emocional, otras formas de salud no menos importantes.

Al final de la última jornada del taller, los alumnos y alumnas recibieron un diploma que acreditaba el tiempo y el aprovechamiento de la formación recibida. Se proclama la importancia de continuar con este tipo de actividades que susciten el interés de los estudiantes en prácticas de vida saludable, en la toma de medidas de prevención de enfermedades o accidentes (proclives en estas edades) y en la puesta en marcha de actitudes o modos de actuar cuando tienen que enfrentarse a situaciones más o menos cotidianas, delicadas y de diferente gravedad. Porque a pesar de su edad, pueden hacer mucho.

Por eso, se ha dado especial relevancia al tema trabajado para que tenga continuidad en el deseo de seguir proporcionado al alumnado desde el contexto escolar, los conocimientos y habilidades necesarias para la adopción de decisiones responsables en relación a la salud y la enfermedad desarrollando su autonomía personal y su sentido crítico. Es preciso conocer todos los recursos disponibles en la Comunidad de Cantabria, para llevar a cabo acciones potenciadoras en promoción de la Salud. En esta ocasión se acercó al centro el Servicio de Salud y en coordinación con él, los docentes pudieron programar una actividad que sin duda ha motivado a los alumnos y potenciado el deseo de seguir trabajando en la misma línea.

Acceso a la web del centro en el Directorio de Educantabria