El aprendizaje de Inglés en la Educación Infantil debe adaptarse a las características propias de la edad en la que nos encontramos, por ello en el colegio La Salle de Santander utilizamos los Phonics.

salle infantil

Este, es un método de lectoescritura que se basa en cinco principios:

  • Conocer los sonidos de las letras
  • Saber escribir las letras
  • Sintetizar los sonidos
  • Descomponer las palabras en sonidos
  • Aprender las “tricky words”


Gracias a los Phonics los niños aprenden de una forma multisensorial, divertida y atractiva. A la hora de trabajar en el aula se combinan todos los principios para globalizar el aprendizaje y hacerlo más significativo, siempre en concordancia con el avance lectoescritor de la lengua materna.
El método enseña 42 sonidos, que se reparten en siete grupos, los dígrafos que suenan de la misma forma se han representado de forma diferente (ejemplo: oo/ OO: book/mOOn); Ya que, lo principal es que reconozcan el sonido antes que el nombre de la letra/letras.
Para cada sonido usamos una técnica llamada Mnemotecnia, en el que cada sonido va acompañado de una gesticulación concreta. A medida que los niños adquieren soltura, identifican el gesto y el sonido más rápidamente; Así poco a poco, realizarán un proceso de composición-descomposición similar al que realizamos en el proceso lectoescritor del castellano (por ejemplo, la palabra dog, tiene phonics que corresponden al primer grupo y desde tempranas edades pueden “leerlas”, tienen que escucharse a sí mismos verbalizando d-o-g y poco a poco se oirán leyendo la palabra completa, lo que propiciará una motivación al comprobar sus avances).
Las llamadas “tricky words” son tales como: was, the, said… Los niños necesitan una ayuda extra, ya que el sonido real no encaja con los phonics que las forman. Estas palabras se les enseñan mediante tarjetas en tercero de infantil.
En el colegio, llevamos a cabo este método mediante el uso de canciones, tarjetas con un código de colores especial, juegos, videos, bingos de letras, búsqueda de “tricky words” y el libro de Oxford “Splash”. Los niños se muestran receptivos y vemos sus avances diariamente.
Bye bye!