EVALUACIÓN DE LOS CENTROS EDUCATIVOS

El objeto de la evaluación es supervisar o mejorar la calidad del centro en su conjunto y puede dirigirse a un amplio abanico de actividades educativas, como la enseñanza y el aprendizaje y/o todos los aspectos de la gestión del centro. Existen dos tipos fundamentales de evaluación: la evaluación externa, realizada por evaluadores que no pertenecen a la plantilla del centro en cuestión, y la evaluación interna, realizada principalmente por profesionales del centro.

Actualmente se realiza una evaluación externa de los procesos de aprendizaje y resultados de los alumnos mediante pruebas de evaluación aplicadas a distintos cursos según lo establecido en la normativa estatal y mediante la participación en pruebas de evaluación internacionales como PIRLS, TIMMS y PISA. También, a nivel internacional se participa en la evaluación externa TALIS, relacionada con el proceso de enseñanza que lleva a cabo el profesorado.

Habitualmente, los centros docentes realizan procesos de autoevaluación o evaluación interna, tanto del proceso de enseñanza como del proceso de aprendizaje de los alumnos.

Por otro lado, las Administraciones educativas suelen establecer programas de evaluación periódica de los centros teniendo en cuenta el contexto en el que se lleva a cabo el proceso de enseñanza, mediante una evaluación externa o elaborando modelos de autoevaluación de centros.