El proyecto, que surge de la Jefatura de estudios del centro, en colaboración con la APA, pretende ilusionar al alumnado y animar al juego pese al distanciamiento.

Familias y profesorado del CEIP Buenaventura González de Bezana acondicionan el patio para contrarrestar las restricciones por la COVID

 

Tras la aplicación de las medidas de prevención frente a la COVID-19 en los colegios, uno de los retos más duros a los que se enfrentaba este curso el alumnado de Cantabria era disfrutar de los tiempos de recreo en el patio. A la mascarilla y separación interpersonal dentro de las aulas, se unía también la necesidad de dividir el patio en pequeñas zonas para que los grupos estables de convivencia, conocidos como “burbujas”, no pudieran juntarse.

Es así como surge “Mi Patio Soñado”, una iniciativa que forma parte del proyecto del centro “Patios Activos”, y que tiene como objetivo reinventar los patios para hacerlos más agradables y estimulantes, con elementos que invitan a la actividad física y al juego.

Han participado en el proyecto la Asociación de Padres del colegio en colaboración con el profesorado, equipo directivo, concejalía de cultura del Ayuntamiento y numerosas empresas del municipio. Los trabajos se realizaron en grupos reducidos y en espacios abiertos, a pesar de la lluvia y del frío de las pasadas semanas, para garantizar el cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias.

Desde la vuelta de las vacaciones de Navidad, niños y niñas disfrutan de elementos de división originales, como palés, bobinas, postes y cuerdas; circuitos de psicomotricidad, pistas, laberintos, una pasarela de rocódromo y otras áreas de juego educativo. Cada zona de patio cuenta con una propuesta de actividad diferente, y al cambiar los grupos semanalmente de patio, podrán disfrutar a lo largo del curso de todas las actividades.

La reacción del alumnado no se ha hecho esperar, y confiesan que jugar en el patio es ahora mucho más divertido que antes, gracias al esfuerzo de su comunidad escolar.