Los alumnos de Infantil experimentan sensaciones otoñales en estos días típicos de noviembre mediante la psicomotricidad vivenciada.

Kostka otono

Desde los cursos de Infantil se realizó una propuesta pedagógica de psicomotricidad vivenciada basada en la temática otoñal. 

La psicomotricidad vivenciada es una técnica con la que “tratamos de construir un espacio en el que involucrar al niño y que incluye materiales y recursos humanos para que se favorezca su movimiento y su comportamiento espontáneo. Así, se le estimula para que pueda dar rienda suelta a sus deseos e imaginación. Se hace en un espacio reservado para que el niño pueda experimentar con todo aquello que le llama la atención. Se trata de que esa sala le despierte un sentimiento de seguridad y confianza, que le permita desarrollarse como persona, dando a conocer sus miedos, sus aspiraciones y su comportamiento”.
 
Por ello, las profesoras aportaron materiales naturales como el maíz, las castañas o las hojas caídas y, junto a otros artificiales, los alumnos, en un espacio acotado, pudieron experimentar con el peso o la textura de los mismos. Este rato ha tenido continuidad con un momento de juego distendido.
 
Estas sesiones son ya una metodología implantada en el colegio en esta etapa. Se trata de añadir elementos del contexto cercano del alumno como es la estación del año.