El jueves, día 29 de Enero, los alumnos del Colegio Stma. Virgen de Valvanuz de Selaya celebraron el Día Escolar de la No Violencia y la Paz (DENIP), y descubrieron que, en esto de trabajar por la paz, todo el mundo pinta mucho, tenga la edad que tenga. Porque, como dijo Malala, “un niño, un profesor, un lápiz y un libro pueden cambiar el mundo”

virgen-de-valvanuz

Con el lema “Pintamos la paz”, y teniendo como modelo este año la figura de Malala, la niña pakistaní que sufrió un atentado por defender principalmente la educación de las niñas en su país, los alumnos del Colegio Virgen de Valvanuz, desde Infantil a Ciclos Formativos, celebramos el jueves, día 29, el Día Escolar de la No Violencia y la Paz (DENIP).

Durante la semana se realizaron en las clases diferentes actividades en torno a la paz: dibujos, visualización de reportajes sobre Malala, trabajos sobre su discurso ante la ONU, al recibir el Premio Nobel de la Paz 2014… Sobre todo, y teniendo como telón de fondo el lema de la Jornada, los alumnos tomaron consciencia de que todos pintan mucho a la hora de trabajar por la paz y reflexionaron sobre que la Paz no es un día, ni una tarde, ni un instante, sino una actitud de vida y para la vida. Y que tampoco es una tarea para los grandes, los poderosos, los que tienen en sus manos altas responsabilidades, sino que la paz se construye en cada corazón, en cada clase, en cada familia, en cada grupo, en cada ambiente.

La tarde del jueves fue el colofón a una semana de trabajo. El acto oficial de la celebración de este Día Escolar de la No Violencia y la Paz reunió a todos los cursos, desde Infantil a Ciclos Formativos, en el Pabellón del Colegio. La tarde se abrió con una proclamación sobre la importancia de la paz y sobre la responsabilidad de ser, como Malala, constructores de la paz. A continuación, esa declaración se firmó uniendo todas las voces en la canción “Los niños queremos la paz”. El segundo momento del acto vino marcado por la colocación, en grandes murales, de los dibujos de la paz que los niños habían realizado durante la semana. Siguió un Decálogo por la Paz, leído por grandes y pequeños representantes de todos los cursos, desde 3 años a 4º E.S.O. Este Decálogo comprometía a todos a llevar la paz en sus manos, en sus palabras y en su corazón, por eso se corroboró con la canción “I’ve got peace in my fingers”. 

A continuación, varios alumnos construyeron el lápiz de la paz, aquel que para Malala, unido a los libros, profesores y niños pueden y deben utilizar como instrumento de paz, pues la educación y la cultura son dos armas poderosas para conseguir la paz y luchar por ella. Y la fuerza de ese lápiz quedó patente en la proclamación del Manifiesto por la Paz del Colegio Stma. Virgen de Valvanuz. 

El acto terminó con la canción “Count on me”: porque la paz puede contar con estos chicos, esa paz que es don y tarea, responsabilidad y compromiso, actitud de vida y para la vida, cada día y siempre. 

Enlace a la web del Centro a través del directorio de Educantabria