90 alumnos de 4º de ESO y 1º de BACH del colegio La Salle de Santander, acompañados por cinco profesores, llevaron a cabo su viaje de estudios

fin curso lasalle 2013

Una experiencia que les llevó por La Rioja, Aragón, con destino final en Cataluña. Durante cinco días se vivió intensamente tanto aspectos culturales como históricos, así como el arte, la aventura, el deporte…  pero especialmente se aprovecharon los momentos de convivencia.

En La Rioja, nuestros alumnos conocieron la cultura del vino y la importancia que tiene este sector en la Comunidad Autónoma. Los tiempos de los viñedos, tales como la poda o la vendimia, los oficios vinícolas como la elaboración de las cubas, los tapones de corcho o las botellas de vidrio, o la representación artística de esta bebida fueron algunas de las cosas que pudimos aprender en el Museo Dinastía Vivanco, en la localidad de Briones.

La siguiente parada fue Aragón. En su capital, Zaragoza, se visitó el palacio de la Aljaferia, hoy sede de sus Cortes. En este lugar se conservan salas de tradición musulmana, salones de la época de los Reyes Católicos, y donde se dan lugar intervenciones más recientes como el Hemiciclo. No podía faltar la visita a la Basílica del Pilar, dónde los chicos contemplaron la talla de la Virgen, los frescos de Goya, el magnífico retablo de alabastro o las bombas de la Guerra Civil.

Una vez en Cataluña, se hizo una ruta por las diferentes regiones de la Comunidad. En la provincia de Lérida, el alumnado visitó el casco viejo de la ciudad de Lérida y aprovechó las aguas bravas del rio Noguera para realizar una actividad de multiaventura. El descenso en rafting de este río, a la altura de la localidad de Sort, supuso un recorrido de 20 km. Además, en La Seu de Urgell no faltó un paseo por su casco histórico y catedral románica.


Barcelona les recibía con un día caluroso. Junto con un paseo por el barrio gótico, los estudiantes conocieron la Catedral de la ciudad condal, disfrutaron del modernismo catalán en la Sagrada Familia, y el parque Güell o la Casa Milá. Por supuesto, los amantes del fútbol disfrutaron con el Camp Nou.


La experiencia en Port Aventura supuso uno de los días más esperados, desafiando las montañas rusas y eligiendo la mejor atracción. Todavía queda la indecisión de optar por el Dragon Khan o la nueva Sambala.


La cara de alegría de los alumnos y las palabras de agradecimiento de las familias se unían a la satisfacción de los profesores por los días vividos a la llegada a Santander.


Desde aquí tenemos que agradecer la profesionalidad y disponibilidad de Autocares Hernández y de Justo y Marcos, nuestros conductores y dos miembros más del grupo, así como el recibimiento en los colegios La Salle de Montemolín en Zaragoza, La Salle de La Seu de Urgell y de la Casa La Salle de San Martín de Sesgueiolas dónde nos alojamos.