El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Miguel Ángel Serna, ha presentado el proyecto de ley de Autoridad del Profesorado y el borrador del decreto de Autonomía de los Centros. Ambas disposiciones legales, y según los plazos previstos, entrarán en vigor el próximo año

Según los plazos previstos entrarán en vigor el próximo año

Santander 09.03.2012

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Miguel Ángel Serna, ha presentado el proyecto de ley de Autoridad del Profesorado y el borrador del decreto de Autonomía de los Centros. Ambas disposiciones legales, y según los plazos previstos, entrarán en vigor el próximo año.

Serna, que ha estado acompañado por el director general de Ordenación e Innovación Educativa, José Luis Blanco, ha dicho que el proyecto de ley de Autoridad del Profesorado confiere al docente y al director del centro “una potestad decisoria más rápida, proporcionada y eficaz para mantener en el centro educativo un ambiente adecuado de estudio y aprendizaje”. El consejero considera que se atiende así una demanda de la sociedad, especialmente de la comunidad educativa, que proporcionará un mayor respeto y consideración a la figura del profesor. Ahora corresponde al Consejo Escolar de Cantabria informar y emitir un dictamen sobre el proyecto de ley en el plazo aproximado de un mes.

El consejero de Educación  ha recordado que se trata de “una promesa electoral” y ha explicado que implica “el reconocimiento del profesorado y de la actividad que desarrolla para el bien de la sociedad. Con esta ley, ha añadido, el Gobierno de Cantabria considera que la labor del profesor en el ejercicio de su función es de vital importancia para el presente y futuro de la sociedad”.

El docente será autoridad pública y gozará de presunción de veracidad

La ley que prepara la Consejería de Educación aborda por una parte la autoridad del profesorado y por otra la convivencia en los centros, y  “ha llevado mucho trabajo y estudio comparativo de legislación en otras comunidades”, según Serna. La norma reconoce al profesor “la consideración de autoridad pública en el desempeño de sus funciones, al igual que las demás autoridades”, ha matizado el consejero; de esta forma, “gozará de la presunción de veracidad en el ejercicio de sus competencias correctoras”. El docente contará con el asesoramiento y apoyo de los servicios jurídicos de la Consejería, ha ampliado.

José Luis Blanco, por su parte, ha considerado que “la actual regulación de la convivencia escolar es farragosa, larga y muy procedimental”, de forma que la nueva regulación confiere agilidad a los trámites de medidas correctoras para los casos leves.

En aquellos casos de conductas gravemente perjudiciales para la convivencia escolar (sustracción, daño grave a las instalaciones, consumo de sustancias prohibidas, introducción en el centro de objetos peligrosos, agresión, acoso, amenazas o coacciones) el procedimiento será más detallado, dado que implica sanciones como la suspensión del derecho a clase, la reparación del daño causado, la expulsión o el cambio de centro. Concretamente, el período de expulsión del centro se ha rebajado, según ha explicado José Luis Blanco.

Miguel Ángel Serna ha mostrado su beneplácito con la lista de actos que la ley contempla como contrarias a las normas de convivencia, tales como la falta de puntualidad, perturbar el normal desarrollo de las clases o el derecho a la educación, indisciplina, desconsideración a los miembros de la comunidad escolar, deterioro o daño leve a las instalaciones, etc.. Todos estos casos todos llevan aparejados en la nueva ley la corrección inmediata mediante medidas educadoras.

Decreto de Autonomía de los centros

La segunda parte de la rueda de prensa ha estado dedicada a explicar los pormenores del proyecto de decreto de Autonomía de los Centros, que ahora recibirá las aportaciones de los directores de los centros. “Tratamos de reconocer que no todos los centros son iguales; no lo son por el alumnado, por los intereses de los padres, por las condiciones del profesorado…, y la única manera de que la calidad de la educación pase de buena a excelente es la selección, formación y motivación del profesorado, y la autonomía de los centros”.

El consejero de Educación ha especificado que “el modelo es dar autonomía a los centros mediante contratos-programa donde se concrete las medidas que los centros quieren adoptar libremente para mejorar, evaluando después los resultados. Serna pretende así disminuir el fracaso escolar del alumnado y mejorar sus niveles de excelencia.

Para ello el director general de Ordenación e Innovación Educativa, José Luis Blanco, ha detallado los instrumentos que desarrollan el decreto y que se refieren a “la autonomía pedagógica, que unida a la evaluación produce los mejores resultados”; la autonomía organizativa respetando el curriculum oficial y unos mínimos comunes; la autonomía de gestión de los recursos para lograr una mayor eficiencia, y reforzar los instrumentos de evaluación interna y externa, “un acicate que guía hacia donde queremos ir”.