El objetivo es luchar contra el fracaso escolar y conseguir que la sociedad de la información no excluya al alumnado más vulnerable

El Colegio Público Miguel Hernández de Castro Urdiales, ha iniciado una experiencia metodológica innovadora en las aulas de 5º de primaria, basada en el modelo de “Comunidades de Aprendizaje”.

Comunidades de Aprendizaje es un proyecto de transformación de la escuela con el objetivo de luchar contra el fracaso escolar y conseguir que la sociedad de la información no excluya al alumnado más vulnerable. La iniciativa introduce una forma de trabajo colaborativo entre el profesorado, el alumnado y las familias.

Mediante esta estrategia pueden ponerse en marcha diversas actuaciones: tertulias dialógicas, formación de voluntarios procedentes de las familias o la comunidad, ampliación del tiempo de aprendizaje, resolución dialógica de conflictos…y, los grupos interactivos, que es la iniciativa puesta en marcha en el colegio Miguel Hernández.

Los grupos interactivos están funcionando en 5º de primaria desde el 22 de marzo y consiste en una organización del aula en grupos heterogéneos. Se realizan cuatro actividades (dos de matemáticas y dos de lengua) y cada grupo ha de rotar por las cuatro actividades. Cada grupo está tutelado por un adulto voluntario, (familias del centro y voluntarios de la comunidad) que favorecen la participación de todo el alumnado y la interacción comunicativa entre los mismos para resolver las actividades propuestas, contribuyendo así a acelerar el aprendizaje, mejorar la autoestima y favorecer el aprendizaje colaborativo.

El profesorado coordina las actuaciones del voluntario y el funcionamiento de los grupos, así como es el encargado de la preparación de las actividades, su seguimiento y evaluación. Periódicamente el voluntariado y el profesorado se coordinan para revisar el funcionamiento de los grupos interactivos.

Esta iniciativa se está llevando en colaboración con el Departamento de Educación de la Universidad de Cantabria, a través de los profesores José Manuel Osoro Sierra y Carmen Álvarez Álvarez, los cuales desde el mes de noviembre están apoyando y asesorando al centro en la realización de esta práctica innovadora.