El Pleno del Observatorio de la Convivencia Escolar analizó los informes sobre el absentismo escolar y los expedientes disciplinarios

El Pleno del Observatorio de la Convivencia Escolar analizó los informes sobre el absentismo escolar y los expedientes disciplinarios

La consejera de Educación considera que la labor de asesoramiento a los centros educativos por parte de la Unidad de Convivencia y las medidas que se llevan a cabo para la prevención del absentismo escolar, están dando sus frutos y contribuyen a que “el clima de convivencia escolar en Cantabria sea bueno”. Rosa Eva Díaz Tezanos ha presidido esta mañana el Pleno del Observatorio para la Convivencia Escolar en Cantabria, órgano representativo de toda la comunidad escolar y de otras entidades como la Fiscalía del Menor, las direcciones generales de la Mujer y de la Juventud, la Delegación del Gobierno, o los ayuntamientos y los medios de comunicación.

Díaz Tezanos ha elogiado la labor de la Unidad de Convivencia Escolar de Cantabria, vinculado al Servicio de Inspección de la Consejería de Educación, que “ha aumentado significativamente su labor de asesoramiento a los centros educativos”. La consejera ha dicho que “algunos casos, caracterizados inicialmente como de acoso escolar, se comprobaron que no eran tales”. Ha aludido así a los 6 casos inicialmente detectados, de los que sólo un caso se demostró que era acoso escolar, con la posterior denuncia a Servicios Sociales. “Los demás casos, ha añadido, se sustanciaron con medidas de carácter educativo que mejoraron la convivencia entre el alumnado implicado”.

Mal uso de las nuevas tecnologías y expedientes disciplinarios

Según este primer informe trimestral de la Unidad de Convivencia, “se observa la utilización de ciertos foros y espacios de Internet y telefonía móvil por algunos alumnos para la difusión de comentarios inadecuados, insultantes o despectivos sobre otros compañeros o profesores”.

La consejera ha explicado que estas conductas han derivado a expedientes disciplinarios y ha alertado sobre el hecho de que las familias desconozcan en ocasiones el mal uso de las nuevas tecnologías que hacen sus hijos e hijas”. La situación, aunque no es nueva, ha motivado una propuesta al Observatorio de la Convivencia para abordar esta problemática en futuros foros y sesiones con los centros educativos y las familias.

La cifra de expedientes disciplinarios es similar al curso pasado. Durante este primer trimestre del curso se han abierto 38 expedientes en los distintos centros de Cantabria, que tienen como protagonistas mayoritariamente al alumnado de 1º y 2º de ESO. “Este número de expedientes es muy poco representativo en comparación al alumnado de Cantabria (más de 87.000 alumnos) y apenas representa el 0,044%. De estos expedientes se derivó la suspensión del derecho de asistencia al centro en 34 de los casos y el cambio de centro educativo en las otras 4 ocasiones.

Medidas contra el absentismo escolar

La consejera de Educación considera que la labor de los centros y de las Comisiones Técnicas que funcionan en los municipios más poblados, incide en que el absentismo escolar en Cantabria haya descendido ligeramente respecto al curso pasado, siendo en la actualidad de un 0,54% y afectando a 296 alumnos.

Díaz Tezanos ha hecho hincapié en las medidas de prevención, detección e intervención que impulsa su departamento como el seguimiento de cada caso por el inspector del centro, los Programas de Cualificación Profesional Inicial, la estimulación temprana en el tramo de edad de 0 a 6 años para el alumnado gitano, la presencia de mediadores gitanos en los centros y la colaboración mediante convenios con la Asociación Gitanos de Hoy, Secretariado Gitano y Fundación Diagrama.

El alumnado absentista en Primaria es mayoritariamente de etnia gitana, mientras que en ESO la incidencia también afecta al alumnado extranjero y autóctono.

Además de las cuatro Comisiones Técnicas que funcionan en las localidades señaladas, existe una Comisión Técnica Regional que ha atendido a 24 alumnos pertenecientes a 15 familias. De ellos, 21 alumnos normalizaron su situación y redujeron considerablemente su absentismo, tras ser citadas sus familias en la Consejería de Educación para hacer un seguimiento individualizado de sus hijos. En 5 de estos casos los alumnos fueron derivados a la Fiscalía.