La consejera de Educación acompaña a cientos de romeros que acudieron a ‘La Braña del Moral’ para conmemorar a “la Virgen de los ganaderos”

La consejera de Educación compañada por varios miembros de la corporación municipal de Arenas de Iguña y del alcalde de Reocín, Germán Fernández durante la festividad de la Virgen del Moral

La consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, ha asistido  al ‘día grande’ de conmemoración de la festividad de Nuestra Señora de la Virgen del Moral, que se celebra desde hace muchos años en la ermita ubicada en la ‘Braña del Moral’ y sus alrededores, en pleno Parque Natural Saja-Besaya. La efemérides está organizada por la Junta Vecinal del Río Valle de Iguña, que agrupa a las localidades de Pedredo, San Cristóbal, Cohiño y Palacio. La consejera ha estado acompañada por varios miembros de la corporación municipal de Arenas de Iguña y del alcalde de Reocín, Germán Fernández.

Marcha de apoyo a Haití

Un año más, la campa ha congregado a cientos de romeros, que han desafiado el fuerte calor reinante. Muchos de ellos, jóvenes especialmente, han madrugado para asistir a las 7 de la mañana al chupinazo y subir a continuación a pie desde Brenes a la Braña del Moral, por la ruta del Camino Viejo. Casi ocho kilómetros de empinada ascensión que en esta ocasión ha tenido un fin benéfico: recaudar fondos para la ayuda a Haití.

A las 12 se ha celebrado una misa mayor, cantada por la agrupación ‘Voces del Carmen’, de Bárcena Mayor, y a continuación ha tenido lugar la procesión con la llamada ‘Virgen de los ganaderos’, acompañada por los piteros de Valdeiguña. También se han sucedido en la campa las actuaciones de las pandereteras del Rincón, la banda de gaitas ‘Peña Gedío’ y los cantantes Álvaro y Covadonga, que han interpretado canciones montañesas. Los asistentes han rendido homenaje al romero más joven y al más veterano.

Tras la comida campestre ha tenido lugar una romería montañesa amenizada por el dúo ‘Kalahum’. El fin de fiesta se ha celebrado tras el descenso a Valdeiguña de los romeros, y ha contado con la actuación del rabelista Miguel Cadavieco.

La fiesta de la Virgen del Moral convoca cada año a cientos de romeros, procedentes tanto de los municipios colindantes como de toda Cantabria. Algunos incluso inician la víspera la ascensión a la ermita, pernoctando en sus proximidades.