La consejera de Educación ha clausurado el curso de la UIMP ‘El liderazgo pedagógico de los centros educativos’

La consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, ha clausurado el curso ‘El liderazgo pedagógico de los centros educativos’, que se ha celebrado durante la semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Díaz Tezanos ha afirmado en su intervención que la educación integral requiere el ejercicio de un buen liderazgo por parte de los equipos directivos de los centros educativos, para poder abordar el desarrollo personal, profesional y social de todo el alumnado.

La potenciación del liderazgo ha sido uno de los aspectos destacados en la intervención de la consejera, para quien implica un proceso motivador del cambio de las estructuras.

En su opinión, el líder ha de alentar procesos de trabajo conjuntos, rodeándose y trabajando con un grupo de personas con las que compartir, discutir y dirigir sus esfuerzos por mejorar el centro en el que se encuentran.

“Reflexionar sobre las implicaciones que tiene el término liderazgo nos debe llevar a diferenciar en nuestros centros el liderazgo ejercido por el docente que gestiona el grupo-clase y el liderazgo del centro, cuyo equipo directivo va distribuyendo las tareas entre sus miembros en base a ese proyecto común”, ha afirmado Díaz Tezanos.

En este sentido, la consejera ha hecho referencia a cuatro puntos básicos del programa del curso:

  • La concepción del centro como el lugar y el motor generador del cambio.
  • Afrontar el cambio y soportarlo.
  • El trabajo colectivo en los centros, potenciando las cualidades de cada persona y confiando en los compañeros.
  • La formación continua y la consciencia de que la evaluación es un elemento fundamental en el proceso de mejora y cambio.

La consejera de Educación ha querido agradecer al profesor Antonio Bautista y a Ana María de la Heras su esfuerzo por tratar de liderar una actividad “compleja, multidimensional y poliédrica”, y por tratar de ofrecer la estructura más adecuada para poder profundizar en esta cuestión.

El curso, patrocinado por la Consejería de Educación, ha pretendido generar un espacio de reflexión y debate sobre las dimensiones morales, legales y culturales del liderazgo educativo, así como el análisis de la proyección y concreción de las mismas en los centros.