La consejera de Educación ha dicho que su autor “ha enriquecido el acerbo histórico de la educación en Cantabria, preservando el pasado de la escuela y la memoria viva de sus protagonistas”

La consejera de Educación, el editor Valeriano García Barredo y el presidente de la Asociación de Libreros, Luis Lisaso durante la presentación del Libro ‘Viaje apasionado por las escuelas de Cantabria’ de Juan González Ruiz

La consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, ha presentado en la Feria del Libro de Santander el libro ‘Viaje apasionado por las escuelas de Cantabria’, de Juan González Ruiz. El libro, que edita ‘Estudio’ en colaboración con la Consejería de Educación, “recorre los dos siglos de vida de la escuela; remontándose a los orígenes con ejemplos como el colegio Escolapios de Villacarriedo, las escuelas que fundaron los indianos o las órdenes religiosas, la labor de los krausistas y la Institución Libre de Enseñanza, hasta llegar al momento presente, con un sistema educativo mucho más complejo que el autor del libro conoce al dedillo al haber sido inspector de Educación en Cantabria durante más de 30 años”. Así lo ha manifestado la consejera, que ha estado acompañada por el editor Valeriano García Barredo, el autor y el presidente de la Asociación de Libreros, Luis Lisaso.

Díaz Tezanos ha realizado una semblanza biográfica y profesional de Juan González, maestro de Primera Enseñanza en las escuelas rurales de Palencia e inspector de Educación en Cantabria desde 1974, además de director del Centro de Recursos, Interpretación y Estudios de la Escuela durante los cuatro años previos a su jubilación. “Durante este tiempo, ha recordado la consejera, ha enriquecido el acerbo histórico de la educación en Cantabria, preservando el pasado de la escuela y la memoria viva de sus protagonistas. Además, ha sido testigo y protagonista de los cambios experimentados en la educación en Cantabria y en España”.

Patrimonio histórico escolar de Cantabria

La consejera ha añadido que este libro “se enmarca en lo que constituye el patrimonio histórico escolar de Cantabria y es un legado valioso para las nuevas generaciones, que han de construir el futuro, y para las generaciones actuales que se verán reconocidas e identificadas en sus páginas”.

A lo largo de sus 14 capítulos, ‘Viaje apasionado por las escuelas de Cantabria’ recoge según su autor “muchos testimonios, textos literarios, históricos y documentales; mucha geografía y mucha pedagogía, porque uno es pedagogo y no puede evitarlo”. Juan González rechaza que el libro sea nostálgico, sino vindicativo; en este sentido, ha formulado varias propuestas: que la sociedad cántabra reconozca en mayor medida el papel de la escuelas en la construcción de su identidad y de su cultura; que se evite la desaparición de edificios escolares y no se pierdan los efectos materiales cuando cesan en su función y, finalmente, que las guías artísticas locales y regionales mencionen a edificios singulares como el instituto Santa Clara o el antiguo colegio ‘Concha Espina” de Reinosa, entre otros ejemplos.

Reconocimiento a una generación

Juan González ha pedido “el reconocimiento a una generación ejemplar de docentes y concejales, que en la segunda y tercera década del siglo XX tuvieron una relación apasionada con la enseñanza, realizando viajes inverosímiles al extranjero para aprender, por encima de discrepancias ideológicas. Esto es un ejemplo para el presente y para el futuro”. Ha citado así a inspectores como Antonio Angulo, Luis Ortiz, Víctor de la Serna, Jesús Revaque o Dionisio García Barredo, padre del editor de ‘Viaje apasionado por las escuelas de Cantabria’.

Precisamente Valeriano García Barredo, hijo y nieto de maestros, ha pronunciado unas sentidas palabras de elogio a la profesión docente, destacando algunos pasajes del libro, como el dedicado por Juan González a las maestras rurales.