Los presidentes se reúnen estos días por primera vez en Cantabria para trabajar, reflexionar y consensuar ‘la autonomía de los centros escolares como factor de calidad educativa’

La consejera de Educación junto con los presidentes de Consejos Escolares de España tras presentarles el Plan de Atención a la Diversidad que aplica Cantabria

Cantabria es una comunidad autónoma ejemplo de escuela inclusiva. Y, éste, precisamente, ha sido el marco elegido por los presidentes de Consejos Escolares de España para trabajar, reflexionar y consensuar una postura sobre la autonomía de los centros escolares como factor de calidad educativa.

La consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, ha sido la encargada de exponerles el Plan de Atención a la Diversidad, uno de los pilares fundamentales de esa escuela inclusiva y del propio sistema educativo de Cantabria, que la Consejería de Educación puso en marcha en el curso 2003-2004, y que ha generalizado en todos los centros escolares. Un modelo que tiene en cuenta las diferencias que presenta el alumnado para ofrecer la formación más adecuada a sus características y necesidades, con el fin de favorecer el progreso educativo de estos alumnos.

Un modelo que también ha elogiado la presidenta del Consejo Escolar del Estado, Carmen Maestro, ya que “pocas comunidades han apostado tanto como Cantabria por la atención en profundidad de la diversidad, manteniendo la calidad y la equidad”. Una educación inclusiva --ha añadido-- que en Cantabria no es un eslogan, es una realidad, que constatan las evaluaciones internacionales.

Presentes en la reunión, celebrada en la Casa de Cultura de Puente San Miguel (Reocín), además de los presidentes de Consejos Escolares de todas las comunidades autónomas, han estado el director general de Coordinación y Política Educativa, Ramón Ruiz, y el alcalde de Reocín, Germán Fernández.

De hecho, en Cantabria, la Atención a la Diversidad, ha dicho la consejera, se entiende como un conjunto de acciones educativas que, al tiempo que “dan respuesta a las necesidades de todo el alumnado, previenen y atienden las necesidades temporales o permanentes, que requieren una actuación específica derivada de factores personales o sociales”. Una responsabilidad que “debe ser asumida por el conjunto de la comunidad escolar, ya que requiere el compromiso de todos: administración, profesorado, familias y entorno”.

Cómo abordar la diversidad en los centros

En su intervención ante los presidentes, Díaz Tezanos ha explicado cómo Cantabria ha abordado la Atención a la Diversidad desde tres perspectivas: impulsando los Planes de Atención a la Diversidad en cada centro, haciendo especial hincapié en atender las necesidades educativas de todo el alumnado y fomentando un modelo de orientación destinado a incrementar los orientadores en los centros y ampliar el tipo de intervenciones que realizan.

Precisamente, el Plan de Atención a la Diversidad es ya una realidad en todos los centros educativos y el instrumento más importante para que éstos tomen decisiones conjuntas sobre la mejor atención a su alumnado. Respecto a la atención de las necesidades educativas, la Consejería de Educación pone el acento, sobre todo, en las necesidades especiales, con aulas abiertas para este alumnado y tres centros de recursos para educación especial en Santander, Laredo y Cabezón de la Sal; en atender al alumnado sobredotado o con altas capacidades, al que precisa compensación educativa por estar en riesgo de exclusión, enfermedad u otro tipo, o a los que se incorporan tarde al sistema educativo, fundamentalmente alumnado extranjero. Para todos ellos la respuesta es individual y personalizada porque “la educación en la sociedad del siglo XXI debe ofrecer oportunidades para todos desde una perspectiva inclusiva, eliminando cualquier obstáculo que dificulte el aprendizaje”.

Por último, ha citado la consejera, el modelo de orientación que Cantabria ha puesto en marcha permite disponer de 47 orientadores en colegios, varios equipos de orientación educativa y psicopedagógica y dos equipos de atención temprana para los tramos de edad comprendidos entre 2 y 6 años. En Secundaria, son los departamentos de orientación los que coordinan esta tarea, tal y como ha recordado Díaz Tezanos.

II Plan de Interculturalidad

Buena parte de la intervención de la consejera de Educación se ha centrado en el Plan de Interculturalidad, del que ya está en marcha este curso una segunda edición que reforzará los ámbitos de actuación abordados por el primero.

Un plan que hereda 218 coordinadores de interculturalidad, aulas de dinamización intercultural en Santander y Torrelavega y cuatro medidoras culturales de origen árabe, rumano, chino y latino, además de las clases de español como segunda lengua; las actividades de dinamización intercultural en varios municipios; los siete campamentos interculturales o los ocho cursos de formación para docentes, por citar sólo algunos.

El II Plan reforzará y potenciará todas estas actuaciones, incidiendo especialmente en el contacto inicial y la acogida al alumnado y las familias inmigrantes, que han pasado del 4,3% en el curso 2003-2004 al 7,65% el pasado. También redoblará esfuerzos en desarrollar la competencia plurilingüe, atender las necesidades especiales y promocionar las lenguas y culturas de origen “que es un factor clave para la integración de las familias extranjeras en la sociedad de acogida”.

Consejos Escolares

Los Consejos Escolares autonómicos, cuyos representantes se dan cita estos días en Cantabria, son órganos consultivos en materia de enseñanza no universitaria. Están compuestos por representantes del profesorado y del alumnado; de las familias; de los centros privados y la propia administración educativa.

Además, forman parte de ellos los ayuntamientos, la Universidad, asociaciones empresariales y sindicatos, así como personal de administración y servicios, Consejos de la Juventud y personas de reconocido prestigio en el ámbito educativo.