La consejera de Educación ha destacado la importancia del nuevo Real Decreto que regula el reconocimiento de las competencias profesionales

La consejera de Educación acompañada por los directores generales de Coordinación y Política Educativa, Ramón Ruiz, y Formación Profesional y Educación Permanente, María Jesús Reimat durante la inauguración de las III Jornadas de Formación Profesional

La consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, ha inaugurado en el instituto ‘Villajunco’ de Santander las III Jornadas de Formación Profesional, dedicadas a ‘La evaluación y acreditación de las competencias profesionales’. Asisten 200 profesores y miembros de los equipos directivos de los 31 centros que imparten Formación Profesional (FP), así como representantes del Ministerio de Educación y de las consejerías de Educación y de Empleo y Bienestar Social, del Consejo de Formación Profesional, Consejo Económico y Social (CES), CEOE, CEPYME y Universidad de Cantabria (UC).

En su alocución, Rosa Eva Díaz Tezanos ha dicho que “en España, más del 60% de los trabajadores no tienen acreditación oficial de sus cualificaciones profesionales, de ahí la importancia del nuevo Real Decreto que regula el reconocimiento de las competencias profesionales a aquellos que las adquirieron por la experiencia laboral o mediante aprendizajes no formales”.

“En Cantabria, ha añadido la consejera, vamos a poner en marcha este procedimiento; por eso, queremos dar a conocer al profesorado de FP, a los orientadores y a los equipos directivos de los centros los aspectos más relevantes de este nuevo procedimiento, a través de estas jornadas, que se enmarcan dentro del Plan Regional de Formación Permanente del Profesorado”.

Ventajas del reconocimiento y la acreditación

“Es importante  reconocer a las personas aquellas competencias profesionales que ya poseen, sin tener en cuenta el camino recorrido para adquirirlas”, lo que supone, además, una motivación extra para “seguir aprendiendo a lo largo de la vida y mejorar su cualificación profesional”.

Un reconocimiento y acreditación que comporta múltiples ventajas para los trabajadores, ya que “contribuye a su estabilidad y a la mejora del empleo”, pero también para las empresas, “porque aumenta la competitividad, ayuda a optimizar sus recursos y da transparencia al mercado laboral”; y, como no, para la sociedad --ha recordado Díaz Tezanos--, ya que “hace visible el aprendizaje a lo largo de la vida, permite luchar contra la exclusión social y dota de más racionalidad a los sistemas de formación”.

Programa

Tras la intervención de la consejera, que ha estado acompañada por los directores generales de Coordinación y Política Educativa, Ramón Ruiz, y Formación Profesional y Educación Permanente, María Jesús Reimat, la ponencia inaugural ha corrido a cargo de la subdirectora general de Orientación y FP del Ministerio de Educación, Soledad Iglesias, quien ha hablado sobre ‘Tendencias actuales en Formación Profesional’. A continuación, han intervenido otros representantes del Ministerio de Educación y del Instituto Nacional de Cualificaciones, para concluir con una mesa redonda sobre la labor de los orientadores en el proceso de evaluación, reconocimiento y acreditación.

Hoy tendrá lugar la segunda y última sesión de estas III Jornadas de Formación Profesional, en la que se analizarán los sistemas de acreditación de competencias en Europa, la repercusión en el ámbito empresarial, y el proceso de evaluación y acreditación que se está siguiendo en Cantabria, tema este último en el que intervendrán la directora general de Formación Profesional y Educación Permanente de la Consejería de Educación, María Jesús Reimat, y la directora general del Servicio Cántabro de Empleo, María del Carmen Díez Marzal. El director general de Trabajo y Empleo, Tristán Martínez, intervendrá también con una ponencia sobre ‘Análisis y perspectivas de la situación laboral’.