Para la consejera de Educación, esta iniciativa, en la que participan 24 alumnos de Europa, Latinoamérica y África, “forma personas capaces de implicarse en el desarrollo y la cooperación con otros países”

La consejera de educación junto con el director del Máster y de la COIBA, Rafael Domínguez; el responsable de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), Alejandro Tiana; el director general de Asuntos Europeos, Alberto García Cerviño, y el vicerrector de Planificación y Ordenación, Gonzalo Capellán durante la inauguración el Máster Iberoamericano en Cooperación Internacional y Desarrollo

El Máster Iberoamericano en Cooperación Internacional y Desarrollo (MICID), promovido por la Universidad de Cantabria (UC) a través de la Cátedra de Cooperación Internacional y con Iberoamérica (COIBA), encara este curso su cuarta edición. La consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, inauguró esta iniciativa, que “pone de manifiesto la necesidad que tiene el mundo en el que vivimos de personas con una sólida formación, capaces de implicarse en el desarrollo y la cooperación con otros países”. Una tarea que la consejera calificó como “necesaria e imprescindible”.

En el acto de inauguración, celebrado en el aula ‘Gómez Laa’, intervinieron el director del Máster y de la COIBA, Rafael Domínguez; el responsable de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), Alejandro Tiana; el director general de Asuntos Europeos, Alberto García Cerviño, y el vicerrector de Planificación y Ordenación, Gonzalo Capellán.

Formación teórica y práctica

El MICID proporciona 540 horas presenciales de formación interdisciplinar, especializada y adaptada a la demanda de profesionales del desarrollo. El objetivo es la formación en desarrollo y gestión de la cooperación con otros países, especialmente del ámbito iberoamericano. Para ello, se desarrollan cuatro módulos, divididos en unidades temáticas específicas, que combinan conocimientos teóricos con aplicaciones prácticas. En esta cuarta edición hay 24 alumnos matriculados, de los cuales la mitad son foráneos de Europa (Alemania, Dinamarca, Italia y Francia), Latinoamérica (Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, México, Nicaragua y Perú) y África (Chad).

El máster está avalado por el Fondo Social Europeo y en él colaboran las direcciones generales de Asuntos Europeos y Cooperación al Desarrollo y de la Mujer, así como otras instituciones y entidades públicas y privadas.

‘Instituto Cantabria’ en Honduras

Este máster completa la labor que la Consejería de Educación está realizando desde hace algunos años con programas y proyectos de cooperación internacional relacionados con la educación en países en vías de desarrollo, concretamente Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua. Un ejemplo que la consejera citó es el convenio de colaboración con la OEI, que desde el año 2006 abrió cuatro vías de actuación prioritarias: “El apoyo a la educación infantil y a los derechos de la infancia; la educación ciudadana y en valores; la implicación de las familias en la educación de sus hijos; la alfabetización de adultos y el desarrollo profesional del profesorado, y la supervisión educativa”.

Además, para consolidar esta cooperación, la Consejería de Educación ha creado el ‘Instituto Cantabria para el desarrollo y la innovación educativa’ en Tegucigalpa (Honduras).

Conferencia de Alejandro Tiana

El responsable de la Organización de Estados Iberoamericanos, Alejandro Tiana, se refirió en su ponencia a la situación educativa en Iberoamérica, que calificó de “intermedia” en el concierto mundial, añadiendo que “hay que aprovechar la oportunidad que brinda la celebración del bicentenario de la independencia de estos países para debatir la educación que queremos para los jóvenes”.

Tiana aportó datos sobre la desigualdad educativa en muchos de estos países, que “se sustenta en una desigualdad social que incide en un bajo rendimiento escolar. Datos que se resumen en la falta de cobertura en los niveles de la enseñanza secundaria y universitaria, y en un gasto educativo limitado. El portavoz de la OEI se refirió a las metas prioritarias para los próximos años, que pasan por la elaboración de un marco común y que cada país se comprometa a lograr objetivos alcanzables, aludiendo a alguno de ellos: más recursos para la infancia, mejorar la calidad de la educación básica, modernizar la Formación Profesional, desarrollo profesional docente y de los valores ciudadanos.