La consejera de Educación presentó también el libro ‘Vidas Maestras’, con los testimonios de 37 docentes recientemente jubilados

La consejera de Educación junto con el alcalde de Polanco, Julio Cabrero y el autor de la obra, Lucio de la Fuente

La consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, ha inaugurado en Polanco el monumento a la maestra rural, en “un gesto de reconocimiento al extraordinario papel que las maestras rurales han jugado en el sistema educativo y su contribución al desarrollo cultural de Cantabria”. El grupo escultórico se ubica en los jardines del Centro de Recursos, Interpretación y Estudios de la Escuela, y representa a una maestra junto a tres alumnos. Su autor es Lucio de la Fuente, escultor y docente jubilado.

Al acto han asistido también el alcalde de Polanco, Julio Cabrero, y otros miembros de la corporación, así como directores generales de la Consejería, directores escolares, docentes, alcaldes, representantes de FAPA-Cantabria y alumnos del colegio ‘La Milagrosa’.

Único

El monumento es el único de esta naturaleza dedicado a la mujer maestra en Cantabria, y probablemente en el resto de España, donde todas las representaciones son masculinas. La consejera ha destacado en su intervención la función de las Escuelas de Primeras Letras, “que tanto contribuyeron a aumentar las cifras de escolarización y alfabetización en la Cantabria del siglo pasado”. Ha subrayado también el papel desempeñado por las maestras rurales hace 50, 100 y 150 años, “cuando ser maestra era la única profesión socialmente admitida”

El autor de la obra, Lucio de la Fuente, ha recordado su vinculación familiar y personal con la enseñanza, que ha ejercido durante 35 años en el colegio Agustinos y posteriormente en Barcelona y Zaragoza. El escultor ha dicho que su intención ha sido “plasmar la amabilidad y el cariño de la maestra rural con sus alumnos, como una buena madre”.

Díaz Tezanos ha dicho que el monumento es “un homenaje de toda la sociedad de Cantabria a la abnegación, el entusiasmo y la profesionalidad de los maestros y maestras de los pueblos”, que contribuyeron a despertar “la curiosidad por la vida y por el mundo en sus alumnos, desde las escuelas unitarias mixtas, las escuelas graduadas y los colegios comarcales”.

La consejera ha destacado en su intervención la labor dinamizadora de la vida rural realizada por los maestros rurales, en “un pasado que nos pertenece a todos”. Unas escuelas, ha recordado, muy diferentes a las actuales y con muchos menos medios, donde sin embargo tuvieron la grandeza y la capacidad de transformar y mejorar las vidas ajenas.

Presentación del libro ‘Vidas Maestras’

La consejera de Educación presentó previamente el libro ‘Vidas Maestras’, que en su cuarta edición recoge los testimonios personales de 37 docentes recientemente jubilados. El acto contó con la presencia de los autores.

Díaz Tezanos señaló que el objetivo de este nuevo volumen es “que no se pierdan los recuerdos y se preserve la memoria de una profesión, la de magisterio, que además de una ocupación es una forma de ser y de vivir”. La consejera evocó el perfil biográfico de estos docentes, que resumen “la historia escolar de Cantabria de los últimos 40 años”.

La realidad escolar se parece poco a la de entonces, añadió la consejera; han mejorado muchas cosas, se ha reducido el número de alumnos por aula, se amplió la enseñanza obligatoria, se instauró la coeducación y multiplicado los apoyos y recursos de los centros, así como su autonomía. “Pero por mucho que haya mejorado el sistema educativo, prosiguió, hay algo que seguirá siendo fundamental: la relación personal que se establece entre el maestro y su alumnado”.

Díaz Tezanos mostró su confianza en que ‘Vidas Maestras’ sirva también como estímulo y acicate para las nuevas generaciones de docentes.