En la cuarta edición del programa de acercamiento temprano al mundo laboral han participado un total de 448 estudiantes que cursan 4º de ESO en 50 institutos de toda Cantabria

  imagen La consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, y el presidente de la Cámara de Comercio de Cantabria, Modesto Piñeiro entregando los diplomas al alumnado de los 17 institutos restantes  de la zona ocidental

La consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, y el presidente de la Cámara de Comercio de Cantabria, Modesto Piñeiro, han continuado con la entrega de los diplomas del proyecto ‘LaborESO’ al alumnado de los 17 institutos restantes de la zona occidental de Cantabria. En total, son 448 estudiantes de 50 centros de toda Cantabria los que han participado en la cuarta edición de una iniciativa que facilita el acercamiento temprano de los jóvenes al mundo laboral.

‘LaborESO’, programa pionero en España, ofrece al alumnado de 4º de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) de Cantabria la posibilidad de realizar una estancia de dos semanas a jornada laboral completa en empresas e instituciones de la región. El proyecto, desarrollado por la Consejería de Educación, en colaboración con la Cámara de Comercio, forma parte del itinerario de orientación profesional del alumnado.

En esta edición, los 448 estudiantes han realizado prácticas en 396 empresas e instituciones de todo tipo, como la propia Cámara de Comercio de Cantabria, ayuntamientos, empresas de informática, hostelería, turismo, finanzas y ocio, así como en guarderías, colegios y talleres de mecánica, madera o electricidad. Además, 21 de ellos en la Guardia Civil y el Parque de Bomberos de Santander.

Durante el período de prácticas, que se ha desarrollado entre los meses de enero y junio, el alumnado ha estado, en todo momento, tutelado por un trabajador de la empresa o institución colaboradora.

Oportunidad única

Esta incursión en el mercado laboral para conocer de primera mano cómo es un entorno real de trabajo, con disciplinas y horarios ajenos por completo a la rutina escolar, y realizando tareas sencillas, propias de su edad, ha explicado Díaz Tezanos, les aporta confianza en ellos mismos y en sus capacidades, y una experiencia vital, que favorece su maduración como personas.

“Una oportunidad única en un momento clave”, ya que ayuda al alumnado que finaliza la etapa de escolaridad obligatoria en la toma de decisiones sobre su futuro más inmediato, académico y profesional. Esa es una de las ventajas indiscutibles de ‘LaborESO’, que ofrece a los participantes la posibilidad de seleccionar las empresas de prácticas en función de sus expectativas más inminentes, su inclinación profesional o sus propias habilidades.

Por su parte, Modesto Piñeiro ha felicitado al alumnado presente en el acto, a los centros educativos, y a la Consejería de Educación. También ha tenido palabras de agradecimiento para las 396 empresas e instituciones colaboradoras “que apuestan por esta iniciativa cuyos resultados son magníficos”. Todos ellos consiguen que el alumnado participante tenga una visión más clara de cómo es en realidad el mundo laboral, con todo lo que eso implica, ha aclarado el presidente de la Cámara de Comercio.

Evolución exitosa

Aunque el proyecto ‘LaborESO’ comenzó en el curso 2005-2006 con 58 estudiantes de 7 institutos, “ha ido adaptándose a las necesidades del alumnado”, y hoy forma parte de las actividades de orientación académica y profesional más eficaces de las que se llevan a cabo en Secundaria. Una eficacia que corrobora el profesorado de esta etapa que ve un incremento de la motivación hacia contenidos relacionados con la experiencia laboral, un sentido de la responsabilidad más acusado, y un cambio de actitud positivo, que hace al alumnado más receptivo, dialogante y participativo.

La Consejería de Educación, desde el inicio, hace ya cuatro años, realiza un seguimiento, valoración y evaluación continua de la evolución y de los resultados de ‘LaborESO’, comprobando que “año a año se cumplen los objetivos marcados desde el principio”. Y todo ello, gracias al esfuerzo de los protagonistas, el alumnado participante, pero también “al compromiso e implicación que los centros, su profesorado, los equipos directivos y los orientadores ponen en su desarrollo”, y a la importante labor de la Cámara de Comercio, “que es capaz de movilizar a una red tan amplia de empresas para que acojan al alumnado de los centros educativos”, ha reiterado Díaz Tezanos.