Gracias a la Consejería de Educación y a CAVAS, el centro lleva tres años trabajando para mejorar las relaciones cotidianas entre alumnado, profesorado y familias

la consejera con el director general de Coordinación y Política Educativa, Ramón Ruiz, y las familias y el profesorado participante en el proyecto, encabezados por el director del colegio, Miguel Ángel Romero, y la coordinadora del programa, Ana Fernández.

Mejorar de forma considerable las relaciones cotidianas de las familias y del profesorado con el alumnado y, consecuentemente, crear un clima de convivencia escolar “excelente”. Ese es el principal logro del ‘Programa de Mejora de la Convivencia’, aplicado durante los tres últimos años en el Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) ‘Amós de Escalante’ de Torrelavega, en cuya clausura ha participado hoy la consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos.

Junto a ella, el director general de Coordinación y Política Educativa, Ramón Ruiz, y las familias y el profesorado participante en el proyecto, encabezados por el director del colegio, Miguel Ángel Romero, y la coordinadora del programa, Ana Fernández.

El proyecto, desarrollado conjuntamente con el Centro de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Prevención del Maltrato Infantil (CAVAS), se enmarca dentro del Plan para la Convivencia de los Centros Escolares, que desde el año 2006 aplica Cantabria, y que facilita la interacción entre todos los implicados en la educación, reforzando el vínculo entre escuela, familia y alumnado.

Mejora del clima escolar, el vínculo y la continuidad educativa

Una iniciativa que la consejera de Educación ha “seguido muy de cerca” y de la que está “muy orgullosa” porque aúna tres aspectos fundamentales que persiguen la mejor formación para el alumnado. Por un lado, “mejora el clima escolar de los centros educativos, fundamental para que el alumnado transite de forma adecuada por el sistema educativo”.

Además, establece un vínculo entre escuela, alumnado y familias, un aspecto que la Consejería de Educación potencia con el Plan de Formación de Familias, desarrollado en colaboración con FAPA Cantabria. Una línea de actuación, ha apuntado Díaz Tezanos, que se verá reforzada el próximo curso con “una escuela de formación de familias”, de carácter permanente, que facilitará a los padres y madres todas las herramientas y recursos necesarios para educar a sus hijos e hijas.

Por último, la consejera de Educación ha valorado cómo el ‘Programa de Mejora de la Convivencia’ facilita la “continuidad educativa” entre lo que pasa en el centro y las familias, estableciendo pautas de actuación comunes.

“Un ejemplo de colaboración en un fin común y un buen trabajo en equipo, que corrobora, una vez más, que la educación es una tarea compartida, en la que, si todas las partes implicadas se comprometen, los resultados positivos fluyen de forma más rápida, evidente y eficaz”.

Contrato de cumplimiento entre familias y centro

Vistos los resultados del Programa, y al objeto de perpetuar “las bases de convivencia sólida y útiles” que ha sentado, familias y centro han acordado suscribir un contrato de cumplimiento que “establece las condiciones de mejora de las relaciones, porque fomenta el consenso, promueve la colaboración continua entre alumnado, profesorado y familias, y plantea propuestas concretas para aplicar a partir de ahora en la educación infantil”.

El contrato de cumplimiento define de forma clara los objetivos, compromisos, cometidos y recursos de cada una de las partes. Además establece propuestas concretas en cuatro ámbitos prioritarios: la relación familia-escuela; las actuaciones que favorezcan la convivencia; la disciplina, las normas y sus límites, y la forma de actuar ante comportamientos difíciles.

Con este contrato, al igual que con el programa que ahora concluye, “se ponen al servicio de la educación todos los medios y recursos disponibles para prevenir problemas futuros de disciplina que, a medio y largo plazo, pueden deteriorar las relaciones familiares y escolares, el rendimiento académico, y el clima general del aula, pero también del centro”.

El ‘Amós de Escalante’, un centro referente en atención a la diversidad

Por último, la consejera de Educación ha animado a todos los presentes, familias y profesorado, a seguir trabajando con idéntico entusiasmo y en la misma línea, porque su trabajo ha conseguido que el colegio ‘Amós de Escalante’ sea un referente en la aplicación del Plan de Atención a la Diversidad y del Plan de Interculturalidad. Tal es así, que han servido de ejemplo en el VI Congreso Regional de Educación, celebrado hace un mes, y en el XI Encuentro Estatal de Atención a la Diversidad, que ha tenido lugar esta misma semana.

Además, es un centro que no sólo destaca por atender a la diversidad cultural en sus aulas, sino que es también pionero en la escolarización del alumnado a partir de los dos años, la aplicación de las nuevas tecnologías en el aula, la potenciación de los idiomas o la sostenibilidad.

Aplicación en otros centros

Aunque el ‘Programa de Mejora de la Convivencia’ comenzó en el colegio ‘Amós de Escalante’ en el año 2007, ese mismo curso también se aplicó en tres centros más, el colegio ‘Fray Pablo’ de Colindres, ‘Leopoldo y Josefa del Valle’ de Riotuerto, y ‘Manuel Cacicedo’ de Camargo. Ya en 2008, se incorporaron dos centros nuevos ‘Pancho Cossío’ de Torrelavega y ‘Juan de Herrera’ de Camargo.

Durante estos tres años, más de 200 familias y medio centenar de docentes han trabajado conjuntamente contenidos aplicables al aula y a la educación familiar, haciendo especial hincapié en las características y necesidades del alumnado y los estilos familiares que favorecen la convivencia. Además, se ha incidido en la aplicación del binomio disciplina-autoridad, es decir, cómo establecer las normas a seguir y los límites en la conducta; en la promoción de comportamientos positivos y en comprender el origen de las conductas inadecuadas y la forma más idónea de erradicarlas.