Son los seleccionados en la I Conferencia Modelo del programa educativo de Naciones Unidas ‘Global Classroom’, que tuvo lugar en Santander el pasado mes de febrero

La consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos y el director general de Coordinación y Política Educativa despiden a los estudiantes de cinco institutos bilingües de Cantabria

La consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, ha despedido hoy a los 10 estudiantes de cinco institutos bilingües de Cantabria, seleccionados para participar en Nueva York la próxima semana en un pleno simulado del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Se trata de Diego Rivera y Álvaro Rodríguez, del Instituto de Educación Secundaria (IES) ‘Lope de Vega’ de Santa María de Cayón; Daniel Cabeza y Ana Ramírez, del ‘Villajunco’ de Santander; Raquel Fernández y Julia Merino, del IES ‘Ría del Carmen’, ubicado en Camargo; Yeray Castillo y Ana María Tardío, del instituto ‘Miguel Herrero Pereda’ de Torrelavega, y Marina de la Mora y Sara Vega, del IES ‘Valle de Camargo’.

Todos ellos, acompañados por los directores de sus respectivos centros y parte del profesorado, han mostrado su satisfacción por poder participar en este programa y por el “lujo” que supone estudiar en centros públicos bilingües. Además, han coincidido en señalar que este tipo de iniciativas motivan de forma especial al alumnado y revitalizan los programas de educación bilingüe.

Oportunidad única

“Una oportunidad única para conocer otro país y otra cultura, mejorar vuestras aptitudes lingüísticas, compartir espacios e inquietudes con estudiantes de los cinco continentes y, en definitiva, aprender a afrontar situaciones en contextos no cotidianos y en un marco ajeno por completo”. Las ventajas, según la consejera, son múltiples, y a la experiencia vital que ya de por sí supone viajar, se añade que los participantes ganarán en tolerancia, confianza y madurez, “cualidades todas ellas que enriquecen la personalidad y permiten afrontar el futuro personal y profesional con más éxito”.

Esta experiencia, pionera en Cantabria, culmina el programa educativo de Naciones Unidas ‘Global Classroom’, que la Consejería de Educación y la Fundación Marcelino Botín han desarrollado con el alumnado de 2º curso de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) de estos cinco centros, que aplican programas de educación bilingüe. Los 10 estudiantes, de 13 y 14 años, participaron, junto a otros 100, en la I Conferencia Modelo, que tuvo lugar en Santander y en otras 22 ciudades más del mundo, para debatir en inglés sobre los derechos de la población indígena. De forma previa, todos los participantes trabajaron el tema, durante más de cinco meses, en sus respectivos institutos, con sus profesores y becarios Fulbright.

Tanto los 10 estudiantes, seleccionados en esta asamblea celebrada en el mes de febrero pasado, como el resto han demostrado “su capacidad para asumir tareas de responsabilidad y trabajar negociando para alcanzar consenso y aprender a resolver conflictos de forma pacífica”. Y todo ello, además, íntegramente en inglés, ha enfatizado la consejera de Educación.

El programa ‘Global Classroom’ aplica la técnica de ‘aprender haciendo’ para que los estudiantes se familiaricen con el funcionamiento de la ONU y con la situación económica, política y social de los países participantes en el Consejo de Derechos Humanos, representados por el propio alumnado.

Cantabria representará a Camerún

En esta ocasión, los estudiantes de Cantabria representarán a Camerún en el Pleno del Consejo. Así, durante los tres días que dura la asamblea (14, 15 y 16 de mayo) intentarán aportar la visión del país africano en cinco ámbitos concretos: el tráfico ilícito de armas, el cambio climático, la venta ilegal de órganos humanos, la violencia contra las mujeres y la participación de los niños en conflictos armados.

En el cometido estarán acompañados de sus respectivos profesores para quienes Díaz Tezanos ha tenido palabras de agradecimiento, ya que “se preocupan por formar ciudadanos competentes y capaces de desenvolverse con éxito en todas las circunstancias que, como ésta, les van a tocar vivir”. Para ello, han trabajado la educación en valores y la mejora de la competencia lingüística, los pilares del programa ‘Classroom’, y dos de las líneas de trabajo básicas que la Consejería de Educación potencia con distintos planes y programas.

Una tarea en la que han contado con el apoyo y asesoramiento de 5 becarios Fulbrigt, que la Fundación Marcelino Botín puso a disposición de los centros educativos ya en el mes de septiembre.