El nuevo edificio anexo construido permite duplicar la capacidad del centro, incorporar aulas de dos años y “cubrir con creces las expectativas de escolarización a medio y largo plazo”

la consejera con dos alumnos del colegio el Castañal de Selaya

El nuevo edificio anexo que la Consejería de Educación ha construido en el colegio público ‘El Castañal’ de Selaya es una infraestructura que sirve para ampliar la capacidad del centro, introducir la escolarización a partir de los dos años y mejorar todas las instalaciones. Una obra por valor de 2.032.700 euros, inaugurada hoy por la titular de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, que “ofrece una respuesta inmediata a las necesidades educativas presentes y cubre con creces las expectativas de escolarización de todo el municipio de Selaya a medio y a largo plazo. Una inversión como nunca antes se ha hecho en materia educativa en esta zona”.

En el recorrido por la nueva edificación han acompañado a la consejera los alcaldes de Selaya, San Pedro del Romeral y Saro, José Luis Cobo, Pedro Gómez Ruiz y Daniel Ruiz Trueba, respectivamente, además de la directora del centro, Teresa Tabernilla; el director del IES de Santa María de Cayón, Jesús García, y el director general de Coordinación y Política Educativa, Ramón Ruiz. También ha destacado la presencia de algunos representantes de la Corporación municipal y de las familias del alumnado del centro.

La inauguración ha servido también para que los representantes administrativos y educativos allí presentes testimonien “el antes y el después” del colegio. Una mejora a todos los niveles en la calidad de la enseñanza, como han coincidido en señalar tanto el alcalde como la directora del centro, que sitúa al colegio a la altura de los tiempos que corren.

Un colegio de casi 2.000 metros cuadrados

La obra ejecutada en el colegio de Infantil y de Primaria ‘El Castañal’ ha consistido en la construcción de un edificio anexo de 813 metros cuadrados, ubicado al sur y conectado con el existente por el interior a través de una pasarela. Está diseñado en dos plantas: en la baja, se han acondicionado dos aulas para el alumnado de dos años, un aula más para Infantil y una sala de uso múltiple. Además, su amplitud ha permitido instalar “todo un área de espacios administrativos, con sala de reuniones, despachos y secretaría, tan necesario para el profesorado y el equipo directivo, pero, también, para las familias”. La planta superior acoge al alumnado de 4 y 5 años en dos aulas más de Infantil. También en esa planta se ha instalado un aula polivalente de 100 metros cuadrados.

Remodelación integral del antiguo edificio

Gracias a esta ampliación en metros útiles, se ha reformado íntegramente el edificio ya existente, aumentando los espacios disponibles, renovando y modernizando todas las dotaciones, y distribuyendo las estancias en función de su uso, para así optimizar mejor todos los recursos pedagógicos del centro. En su planta baja, está ahora el comedor ampliado con su cocina, la biblioteca y las aulas de Música e Informática. En la planta superior, de ámbito estrictamente docente, se han habilitado 6 aulas de Primaria, y las de Audición y Lenguaje (AL) y Pedagogía Terapéutica (PT). Además, se ha aprovechado la obra para mejorar su accesibilidad y el tránsito por el centro, colocando un ascensor.

A esto se añade la construcción de un patio de 146 metros, cerrado, descubierto y de caucho para el juego de los más pequeños, y una pista deportiva para el alumnado con más edad, ha precisado Díaz Tezanos.

En definitiva, “un centro que cuenta, a día de hoy, con casi 2.000 metros de recinto educativo” para su uso por parte de los 118 estudiantes matriculados y de los 15 docentes. Una obra que “pone de manifiesto, una vez más, el apoyo incondicional de la Consejería a la escuela rural. Una apuesta que permite que todos los niños y niñas de la región crezcan con igualdad de oportunidades, independientemente del lugar donde vivan”.

Atender las necesidades individuales del alumnado

Como consecuencia de esta ampliación, el colegio de Selaya pasa a formar parte de la red de centros que escolarizan al alumnado a partir de los dos años. Una muestra más de la filosofía del centro que, tal y como ha destacado la consejera, “desde hace años pone todos los recursos al servicio de las necesidades individuales de cada uno de sus alumnos y alumnas”. Así lo confirman los planes que aplica: el Plan de Atención a la Diversidad, el Plan de Interculturalidad, el de Ayuda y Refuerzo educativo, el Plan TIC y el Plan Lector, entre otros.

“Un buen hacer, ha recordado la consejera de Educación, que no sería posible sin el compromiso y la implicación de todo el profesorado, que cada día aportan lo mejor de sí para convertir su trabajo cotidiano y diario en los cimientos del futuro personal y profesional de los niños y niñas que pasan por sus aulas”. Un reconocimiento que la consejera de Educación ha hecho extensible a las familias del alumnado allí presentes, conminándolos a que participen en la educación, ya que “el éxito educativo del alumnado es fruto de un trabajo compartido”.