La Consejera de Educación participó el sábado en las Jornadas de Formación de las AMPAS, reiterando la buena salud de la que goza el sistema educativo cántabro

  La Consejera de Educación participó el sábado en las Jornadas de Formación de las AMPAS, reiterando la buena salud de la que goza el sistema educativo cántabro

El presupuesto de educación ha crecido más del 50% desde el año 2003, consolidando un sistema educativo de calidad y equidad en Cantabria. Un incremento que denota la apuesta del Gobierno regional por la mejora progresiva de la educación, una prioridad para el ejecutivo cántabro, tal y como demuestra la subida del 5% en el presupuesto para el próximo año 2009.

Así se lo hizo saber, una vez más, la consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, a los representantes de las Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (AMPAS), que el sábado pasado se dieron cita en Santander en una jornada formativa en la que, además de profundizar en las políticas educativas puestas en marcha por la Consejería de Educación en los centros educativos, se plantearon propuestas, reflexiones y aportaciones, que contribuyan a mejorar esas actuaciones. Junto a la consejera, intervinieron en el encuentro, celebrado en el Instituto de Educación Secundaria (IES) ‘El Alisal', el director general de Coordinación y Política Educativa, Ramón Ruiz y el presidente de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos (FAPA Cantabria), Juan Vilches.

Cantabria se sitúa en estos momentos entre las Comunidades Autónomas con más gasto por alumno, 5.500 euros frente a los 3.865 euros de 2003. Además, recordó la consejera, gracias al esfuerzo continuado de los últimos cinco años, el número de alumnos por profesor es de los más bajos de España (8,69). Junto a ello, "la apuesta sin precedentes en recursos humanos" ha permitido crear 1.214 nuevas plazas docentes, que redundan en una atención al alumnado más individualizada y personalizada.

Díaz Tezanos también hizo mención a otro factor de calidad importante como son las infraestructuras. Desde 2003, la administración educativa ha invertido más de 160 millones de euros para la construcción de nuevos centros, la ampliación y dignificación de otros y para llevar a cabo un ambicioso Plan de equipamientos educativos tanto en Formación Profesional (FP), en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), como en material pedagógico y educativo.

Atención a la diversidad, "espina dorsal" del modelo educativo

La "espina dorsal" del modelo educativo cántabro es la atención a la diversidad. Ya son 229 los centros educativos que tienen su propio Plan de Atención a la Diversidad (PAD), para la atención a todos y cada uno de los alumnos del centro en función de las necesidades que presentan. El objetivo último del PAD, como de todas las nuevas políticas y servicios educativos puestos en marcha por la Consejería de Educación, es conseguir el éxito educativo del alumnado.

Las actividades extraescolares gratuitas en 35 colegios e institutos, los 5 municipios educativos o el Plan para la Potenciación y el Aprendizaje de Lenguas Extranjeras son algunos de los ejemplos que citó la consejera en su repaso. Además, los orientadores en Primaria, los Coordinadores TIC y de Interculturalidad para atender las nuevas tecnologías y al alumnado inmigrante, respectivamente, o los auxiliares de conversación son avances importantes en la atención al alumnado.

Las aulas de dos años y la revitalización de la escuela pública

La consejera destacó también la apuesta de su departamento por la escolarización temprana desde el primer año de legislatura. "A día de hoy existen 150 aulas para niños y niñas de 2 años repartidas por toda la región", o lo que es lo mismo, "2.700 plazas públicas y gratuitas y tener escolarizados a más del 50% de los niños de 2 años". Cantabria, además de ser pionera en crear aulas de dos años, ha conseguido revitalizar la escuela pública, incrementando la matrícula en un número importantes de centros públicos, que estaban perdiendo alumnado curso a curso.

Retos de futuro

"Un sistema educativo que no avanza retrocede". Está es una máxima que preside las actuaciones futuras de la Consejería de Educación. Unos retos que pasan por seguir apostando por la escolarización temprana y la atención a la diversidad, haciendo más hincapié en la orientación en los centros de Primaria. Conseguir que el alumnado abocado a abandonar el sistema educativo tenga, a través de los Planes de Cualificación Profesional Inicial (PCPI), la oportunidad de adquirir titulación en Secundaria Obligatoria, o la atención al alumnado con problemáticas específicas son otras de las prioridades que detalló Díaz Tezanos. El resto de desafíos se centran en la interculturalidad, la convivencia y el clima escolar o las zonas educativas de atención preferente, como Liébana o Campoo, por citar algunos de ellos.

Educar sin gritar, padres e hijos ¿convivencia o supervivencia?

Tras la intervención de la consejera de Educación, le tocó el turno al psicólogo, docente y orientador de la universidad Carlos III de Madrid, Guillermo Ballenato que, con la conferencia titulada "Educar sin gritar", aportó algunas claves que ayuden a los progenitores a solucionar todas las dudas sobre la educación que deben impartir a sus hijos. Para Ballenato son básicos cinco pilares para la construcción de una educación positiva: el afecto y el reconocimiento; el diálogo, la escucha y la comprensión; la autoridad, aplicada con ecuanimidad; el sentido común y la coherencia; y respeto y los valores humanos.

Una vez que Guillermo Ballenato expuso sus postulados, recogidos en la obra ‘Educar sin gritar, padres e hijos ¿convivencia o supervivencia?', la asesora técnica de Renovación y Dinamización Educativa, Pilar Navarro, y la coordinadora de Dinamización, Carmen Rumazo, ambas de la Consejería de Educación, disertaron sobre la ‘Implicación de las familias en los centros educativos'.