Enmarcados en el Plan Regional de Formación Permanente del Profesorado orientarán a los asistentes sobre la práctica educativa y el desarrollo del Plan de Interculturalidad

El Plan de Interculturalidad elaborado por la Consejería de Educación desarrolla una serie de actuaciones concretas para facilitar el desarrollo de una competencia intercultural en la comunidad educativa y atender las necesidades del alumnado perteneciente a culturas minoritarias. Para ejercer esta función, desde 2004 existen en los centros educativos coordinadores de interculturalidad. Son profesores del propio centro que reciben formación específica para coordinar las actuaciones en interculturalidad. 

A partir del miércoles, 22 de octubre, la Consejería de Educación impartirá una nueva edición del seminario de formación para los coordinadores de interculturalidad de Infantil, Primaria y Secundaria en el Centro de Innovación Educativa y Formación del Profesorado (CIEFP) de Santander, y para los de Adultos en el CIEFP de Torrelavega.

Objetivos concretos para desarrollar el Plan de Interculturalidad

El objetivo de ambos seminarios es abordar con los participantes la orientación de la práctica educativa para la atención de las necesidades del alumnado extranjero y de minorías étnicas. Además, en ellos, se analizará y reflexionará sobre la mejora de estrategias, habilidades y recursos del coordinador de interculturalidad para optimizar sus funciones.

El contenido del programa del curso, enmarcado en el Plan Regional de Formación Permanente del Profesorado, girará en torno a las funciones de los coordinadores, la divulgación de recursos y materiales para la enseñanza y el aprendizaje de la segunda lengua, así como el intercambio de experiencias y estudios, entre otros.

La figura del coordinador de interculturalidad

Todos los centros educativos de Cantabria disponen ya de un coordinador de interculturalidad. Se trata de un docente del centro encargado de realizar una valoración inicial del alumnado recién llegado, al objeto de efectuar una propuesta de escolarización lo más ajustada posible a la realidad. También tienen encomendadas, entre otras funciones, la de impartir las clases de castellano para el alumnado que no hable español y de coordinar todas y cada una de las actuaciones que el centro lleve a cabo en el ámbito de la interculturalidad.