La comunidad educativa de Cantabria le rindió homenaje con motivo de su jubilación al que fuera durante muchos años Inspector Jefe de Educación

La consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos y Juan González Ruiz

La consejera de Educación, haciéndose eco del sentir de los diferentes sectores de la comunidad educativa de Cantabria, ha propuesto al Ministerio de Educación que conceda a Juan González Ruiz con la Encomienda de Alfonso X el Sabio, galardón que se concede en nombre del Rey por los excepcionales méritos profesionales del citado.

Así lo anunció Díaz Tezanos en un acto de homenaje celebrado en el hotel Bahía, donde se dieron cita numerosos docentes y compañeros de Juan González, quien durante 34 años ha ejercido como inspector de Educación, una buena parte de los cuales como máximo responsable en Cantabria. Díaz Tezanos calificó a Juan González de “persona singular, con un prestigio bien ganado entre la profesión docente, a lo largo de su dilatada trayectoria de 47 años”.


Trayectoria profesional

Sevillano de origen y cántabro de adopción, Juan González ejerció como maestro de Primera Enseñanza en las escuelas de Palencia y posteriormente se licenció en Pedagogía y Filosofía en Valencia, donde ejerció la docencia en la Universidad Politécnica. Inspector en Cantabria desde 1974, ha sido también jefe de la Alta Inspección del Estado y recientemente director del Centro de Recursos, Interpretación y Estudios de la Escuela, en Polanco. Tezanos destacó su contribución al patrimonio histórico escolar desde éste su último destino antes de la jubilación, “preservando el pasado de la escuela y la memoria viva de sus protagonistas”.

La consejera de Educación le definió como “abierto a los cambios sociales y educativos, de los cuales ha sido testigo y protagonista”, destacando su contribución a la puesta en marcha de la Ley General de Educación en Cantabria y, 20 años después, a la planificación de la LOGSE como Inspector Jefe. Díaz Tezanos reconoció su “liderazgo profesional” y recordó su protagonismo en dos importantes muestras: ‘La escuela de ayer en Cantabria’ y la de ‘Escuelas en la Segunda República’. Es también miembro del Club de Roma y autor de varias publicaciones, algunas de uso escolar y otras de reconocimiento a la labor de los maestros, como las tres primeras ediciones de ‘Vidas maestras’. También ha sido coordinador del área de Educación en la Gran Enciclopedia de Cantabria.

En nombre del profesorado leyó un escrito el profesor José Antonio González de la Torre, subrayando que Juan González como inspector de Educación instauró “un estilo de relación con el profesorado basado en la colaboración y no en la imposición”. En nombre de sus compañeros de inspección, Fernando García Arto destacó su condición de gran organizador y hombre de excepcional memoria.

“Respiré escuela desde que nací”

“Respiré escuela desde que nací”, dijo Juan González en su parlamento, recordando su nacimiento en una escuela de Marchena (Sevilla) donde su madre ejercía de maestra. “Hacer de inspector es una forma de ser maestro”, y añadió: “Lo que me importaba y me importa son las escuelas”.  El funcionario se mostró orgulloso de haber contribuido a cambiar la situación de las escuelas rurales, con la ayuda de un grupo de maestros entusiastas.

Acompañado de su mujer Carmen (profesora jubilada) y sus cuatro hijos, Juan González manifestó que este acto de homenaje lo interpretaba como “un acto de afirmación de nuestra tarea, del orgullo de ser docente. Todos los que nos dedicamos a esto de la educación, merecemos un reconocimiento público”.

El homenajeado apuntó también que “su función principal como inspector ha sido pensar sobre la educación”, y se definió como “un inspector curioso y un curioso inspector”. Juan González agradeció a Cantabria que le hubiera dado trabajo y felicidad, “¿qué mas se puede pedir?”, concluyó.

La Coral ‘Tierra verde’ puso el contrapunto musical a la comida homenaje.