Díaz Tezanos ha explicado hoy, en Torrelavega y Santander, a los directores de centros de la zona occidental y central de la región, las novedades para un curso marcado por la aprobación de la Ley de Educación de Cantabria

Díaz Tezanos ha explicado hoy las novedades para un curso marcado por la aprobación de la Ley de Educación de Cantabria

El curso 2008-2009 será el de la implantación definitiva de la Ley Orgánica de Educación (LOE) y el de la aprobación de la Ley de Educación para Cantabria, actualmente en trámite parlamentario. Así se lo ha hecho saber esta mañana la consejera de Educación, Rosa Eva Díaz Tezanos, primero a los 60 directores de centros de la zona occidental, con los que se ha reunido en el Centro de Innovación Educativa y Formación del Profesorado (CIEFP) de Torrelavega, ubicado en Viérnoles y, más tarde, a los 77 de la zona central de Cantabria en la sede de la UNED en Santander.


Con estas dos reuniones, la titular de Educación pone así fin a la ronda de encuentros con directores de centros públicos que cada año realiza al comienzo de curso, para facilitar el acercamiento, establecer cauces permanentes de comunicación y contrastar propuestas. A partir de ahora, los encuentros se producirán trimestralmente para un mejor seguimiento de la marcha del curso.

En este nuevo marco legislativo los centros se enfrentan a importantes retos y novedades que la consejera ha ido desgranando paulatinamente en la presentación del Plan de Actuación de la Consejería para el curso 2008-2009, acompañada de tres de los directores generales de su departamento: los de Coordinación y Política Educativa y Personal Docente, Ramón Ruiz y Jesús Barriuso, respectivamente, y la directora general de Formación Profesional y Educación Permanente, María Jesús Reimat.

Desarrollo de los planes institucionales de centro

El primero de los desafíos para los colegios e institutos cántabros será el de elaborar “sin prisas, con reflexión y serenidad” su proyecto educativo, curricular y programaciones didácticas. Se trata, según la consejera, de una oportunidad  única para “mejorar la acción educativa y orientarla hacia la adquisición de las competencias básicas”. Una reelaboración que contará con la orientación, apoyo y asesoramiento de la Consejería de Educación.

Este curso que ahora comienza será también el de implantación definitiva de los nuevos Planes de Convivencia en todos los centros de Cantabria, siguiendo la orientación de la LOE. Ha llegado el momento de que exista un “instrumento que facilite la vida del centro y haga posible una convivencia que respete los principios, actitudes y valores democráticos”. A este respecto, Educación ya está trabajando en el Decreto de Derechos y Deberes que homogeneizará los planes de todos los centros.

Además de fomentar y amparar la reelaboración de los planes institucionales de cada centro, la Consejería de Educación seguirá apostando, una vez más, a lo largo de este curso por la escolarización temprana. En este sentido, Cantabria dará los primeros pasos para implantar el Plan Educa3 que creará plazas de 0-1 años y que se desarrollará, ha explicado Díaz Tezanos, en perfecta consonancia con las aulas de dos años que funcionan en Cantabria desde el año 2003.

La evaluación del alumnado, clave para mejorar los resultados educativos

La mejora de los procesos de enseñanza-aprendizaje orientados a la adquisición y desarrollo de competencias básicas es otra de las líneas de actuación prioritarias del departamento que dirige Díaz Tezanos. La Consejería de Educación potencia para ello las evaluaciones educativas como herramientas básicas de diagnóstico y pilar esencial para establecer medidas objetivas y eficaces de mejora.

El alumnado de 4º de Primaria de todos los centros cántabros se someterá en primavera a la evaluación censal de competencias que efectuará el Ministerio de Educación. También, Cantabria participará de nuevo en mayo en la evaluación internacional PISA 2009, centrada esta vez en la competencia lingüística y que, puesto que “excede el ámbito de centro educativo regional y nacional”, permitirá comparar resultados con sistemas educativos de otros países.

Los Programas de Cualificación Profesional Inicial, otra de las novedades


El éxito educativo de todo el alumnado pasa también por evitar el desamparo del alumnado que abandona el sistema educativo sin titulación. Consciente de ello, la Consejería de Educación inaugura este curso 45 Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI), correspondientes a perfiles profesionales ya aprobados. Los PCPI son, ha enfatizado Díaz Tezanos, una medida eficaz de atención a la diversidad, al tiempo que un instrumento que permite integrar al alumno en la vida laboral y/o continuar su vida académica. Permiten que, a la vez que culmina con éxito su escolaridad, ese alumnado obtenga una capacitación profesional inicial, cursando unos módulos voluntarios.

Otro de los retos educativos más importantes que la Consejería y, por extensión, los centros, asumen este año es la adaptación definitiva de la oferta de Formación Profesional (FP) al tejido productivo y a la realidad socioeconómica de Cantabria, aprovechando los nuevos nichos de empleo. Así, este curso se regulará, a través de dos decretos, el modelo de FP para Cantabria y los centros integrados, y comenzará a funcionar, de forma experimental, la plataforma informática de educación a distancia para introducir el sistema e-learning en los ciclos formativos.

Plan de gestión integral y evaluaciones educativas periódicas


Por último, otra de las medidas, presentada como novedad, es la plataforma digital YEDRA, un paso definitivo en la gestión interna de los centros y en su relación con la administración educativa. Los centros, sus equipos directivos y el profesorado podrán aprovechar la plataforma para agilizar el trabajo burocrático, además de compartir experiencias, simplificar trámites administrativos y realizar sugerencias a planes y programas.

Todas y cada una de las políticas educativas puestas en marcha en la región estarán muy pronto amparadas normativamente por la Ley de Educación para Cantabria, que se aprobará en breve. Una Ley importante, no sólo por ser la primera de Cantabria, sino porque “permitirá consolidar un modelo educativo que apuesta sólida y decididamente por el éxito educativo de todo el alumnado”.