La educación de personas adultas tiene la finalidad de ofrecer a todos los mayores de dieciocho años la posibilidad de adquirir, actualizar, completar o ampliar sus conocimientos y aptitudes para su desarrollo personal y profesional, planteando como objetivos:
  • Adquirir una formación básica y facilitar el acceso a las distintas enseñanzas del sistema educativo.
  • Mejorar la cualificación profesional o adquirir una preparación para otras profesiones.
  • Desarrollar las capacidades personales y la participación ciudadana.
  • Asegurar a las personas de mayor edad la oportunidad de incrementar y actualizar sus competencias.
  • Prever y resolver pacíficamente los conflictos personales, familiares y sociales, fomentando la igualdad efectiva de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres.
  • Corregir los riesgos de exclusión social, especialmente en los sectores más desfavorecidos.